Publicado 23/06/2020 17:36CET

Investigadores observan los beneficios que puede aportar el ultrasonido focalizado al tumor cerebral más letal

Glioblastoma.
Glioblastoma. - PENN MEDICINE - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Virginia (Estados Unidos) han observado que el ultrasonido focalizado puede ser una herramienta eficaz en el tratamiento del glioblastoma, el tumor cerebral más mortal, así como en otros difíciles de tratar.

Se trata de una técnica que golpea las células cancerosas con un medicamento que las sensibiliza a las ondas sonoras y luego las dispara con ultrasonido enfocado. Las ondas sonoras crean pequeñas burbujas dentro de las células cancerosas, causando su muerte.

"Los resultados sugieren que la técnica tiene un potencial sustancial para el tratamiento de tumores cerebrales malignos y otras indicaciones oncológicas desafiantes, como cáncer de pulmón, cáncer de mama y melanoma", han dicho los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en el 'Journal of Neuro-Oncology'.

Para evaluar el potencial de su nueva técnica de ultrasonido focalizado, los investigadores de la UVA observaron sus efectos tanto en muestras de células de ratas como en células humanas. Examinaron los beneficios del fármaco 'sonosensibilizante', 5-ALA, el ultrasonido focalizado individualmente y en combinación, descubriendo así que el emparejamiento era mucho más efectivo que cualquiera de los dos.

En concreto, el medicamento redujo el número de células cancerosas viables en un 5 por ciento, mientras que el ultrasonido focalizado lo redujo en un 16 por ciento. Juntos, la reducción fue del 47 por ciento.
"El ultrasonido enfocado tiene el potencial de mejorar los resultados para pacientes con tumores cerebrales complejos y otras patologías neuroquirúrgicas. Podemos estar en la punta del iceberg en términos de indicaciones intracraneales para ultrasonido focalizado", han explicado los investigadores.

Si bien la investigación en sus primeras etapas, los expertos están lanzando un ensayo clínico que evaluará el potencial de la tecnología para abrir la barrera protectora del cerebro, con el fin de facilitar que los médicos puedan administrar tratamientos al tumor.