Investigadores europeos construyen un robot que ayuda al paciente con ictus a recuperar su movilidad

Actualizado 11/03/2013 15:28:48 CET

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de seis países europeos están inmersos en la actualidad en el desarrollo del proyecto CORBYS, que supone la creación de un robot destinado a los pacientes con ictus para que entrenen la movilidad de su cuerpo tras un accidente cerebrovascular.

El sistema consta de ortesis de suministro de corriente para ayudar al paciente al movimiento de sus piernas y una plataforma móvil que proporciona movilidad al mismo.

"El primer paso es colocar los sensores en el cuerpo del paciente y dejar que camine en una cinta. Un terapeuta corrige el patrón de la marcha y, con la ayuda de los sensores, se crea un modelo de patrón de la marcha del paciente", ha señalado el investigador Anders Liverud, uno de los impulsores del proyecto.

Los investigadores también están trabajando con los aspectos cognitivos. De esta forma, el robot podría interpretar los datos del paciente y adaptar el programa de formación a las capacidades del sujeto.

En su construcción, está implicada la Universidad de Bremen (Alemania), que está viendo cómo integrar todos los módulos en el sistema. Por su parte, dos universidades del Reino Unido están trabajando con los aspectos cognitivos.

Mientras, especialistas españoles están abordando las mediciones de la actividad cerebral y la Universidad de Bruselas está estudiando el control del robot. Tras su construcción, el robot se pondrá a prueba en pacientes con accidente cerebrovascular en los institutos de rehabilitación de Eslovenia y Alemania. El proyecto tiene un presupuesto total de 8,7 millones de euros.

Y es que es de vital importancia que las personas que han padecido un accidente cerebrovascular recuperen su movilidad lo antes posible y, para ello, deben realizar ejercicios de entrenamiento y aprender a caminar de nuevo.

En Europa, los accidentes cerebrovasculares son la causa más frecuente de discapacidad física en adultos mayores. Tras el evento, muchos pacientes ven reducida su movilidad y son incapaces de caminar por sí mismos.