Publicado 22/03/2021 18:58CET

Investigadores descubren un potencial nuevo tratamiento contra las cardiopatías en diabetes tipo 2

Archivo - Mujer co diabetes y obesidad.
Archivo - Mujer co diabetes y obesidad. - ISTOCK/DMPHOTO - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) han descubierto una de las razones por las que más del 50 por ciento de las personas con diabetes de tipo 2 mueren de enfermedades cardíacas. Y, lo que es más importante, han encontrado la forma de tratarla.

Se sabe que las células madre del corazón de los pacientes diabéticos están deterioradas. Mientras que la terapia con células madre ha demostrado su eficacia en el tratamiento de las enfermedades cardíacas, no ocurre lo mismo en los corazones de los diabéticos. No se sabía por qué, hasta ahora. Se trata de unas pequeñas moléculas llamadas microARN que controlan la expresión de los genes.

"A partir de los resultados de las pruebas de laboratorio, identificamos el número de microARN que están deteriorados en las células madre del corazón diabético. Entre varios microARNs identificamos que un microARN particular llamado miR-30c, que es crucial para la supervivencia de las células madre, el crecimiento y la formación de nuevos vasos sanguíneos, se reduce en las células madre diabéticas. Todas estas funciones son necesarias para que la terapia con células madre tenga éxito en el corazón", explican en un artículo publicado en la revista 'Diabetologia'.

Los investigadores pudieron entonces aumentar el nivel del miR-30c faltante en el corazón mediante una "simple inyección". "El resultado fue una mejora significativa de la supervivencia y el crecimiento de las células madre en el corazón diabético", señalan.

Este descubrimiento ha permitido identificar de nuevo que el deterioro de los microARN es la razón subyacente de que las células madre no sean funcionales en el corazón diabético. "Y lo que es más importante, los resultados han identificado una terapia novedosa para la activación de las células madre en el corazón mediante el uso de microARN, sin necesidad de inyectar células madre, lo cual es un proceso que consume tiempo y dinero", añaden.

Los investigadores realizarán ahora más pruebas de laboratorio antes de pasar a los humanos. "Nuestro análisis inicial reveló que podría haber otros cuatro microARN candidatos potenciales. Por lo tanto, es esencial probar la función de esos microARNs también. Es posible que la terapia combinada con más de un microARN pueda aumentar aún más los efectos beneficiosos", concluyen.

Contador