Investigadores apuntan a la estimulación cerebral no quirúrgica como alternativa en depresión grave

Publicado 29/03/2019 18:41:43CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La estimulación cerebral no quirúrgica debe ser considerada como un tratamiento alternativo o complementario para los adultos con formas graves de depresión, según aconseja un estudio publicado este vienres en la revista 'British Medical Journal'.

Las técnicas de estimulación cerebral no quirúrgica, como la terapia electroconvulsiva (TEC) y la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr), utilizan corrientes eléctricas o campos magnéticos para cambiar la actividad cerebral. Nadie está completamente seguro de cómo funcionan estos tratamientos, pero por ejemplo, se cree que la EMTr cambia la actividad en áreas del cerebro que están poco o demasiado activas en la depresión. Aunque las guías apoyan el uso de estas técnicas, tienden a ser usadas muy poco y muy tarde, y las investigaciones previas sobre su efectividad han sido limitadas.

Por eso, un equipo de investigadores del King's College de Londres (Reino Unido) se propuso comparar la respuesta (eficacia clínica) y la interrupción de todas las causas (aceptabilidad) de la estimulación cerebral no quirúrgica para el tratamiento de los episodios depresivos mayores en adultos.

Analizaron los resultados de 113 ensayos clínicos con 6.750 pacientes (edad media de 48 años; 59% mujeres) con trastorno depresivo mayor o depresión bipolar, asignados al azar a 18 estrategias de tratamiento activo o tratamiento inactivo ('simulado'). Las técnicas activas incluyeron la TEC, la EMTr, la terapia de convulsiones magnéticas y la estimulación transcraneal por corriente continua (ETC). También se calificó a cada ensayo como de bajo, alto o poco claro riesgo de sesgo.

Los investigadores encontraron que la TEC mordidamporal, la TEC unilateral derecha de dosis alta, la EMTr de alta frecuencia izquierda y el ETC, fueron más efectivas que el tratamiento simulado en todas las medidas de resultado en el metanálisis de la red. Para todas las estrategias de tratamiento activo, los pacientes no tenían más probabilidades de interrumpir el tratamiento que cuando recibían tratamiento simulado. Hubo pocas diferencias en las tasas de interrupción de todas las causas entre los tratamientos activos.

Contador