Publicado 07/02/2020 12:46:38CET

Un investigador de HM Hospitales obtiene una ayuda para descubrir los mecanismos cerebrales del Parkinson

El doctor Ignacio Obeso, de HM CINAC, logra una ayuda para investigar el origen de las alteraciones motoras y emocionales de la enfermedad del Parkinson.
El doctor Ignacio Obeso, de HM CINAC, logra una ayuda para investigar el origen de las alteraciones motoras y emocionales de la enfermedad del Parkinson. - HM HOSPITALES - Archivo

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El investigador del Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC, Ignacio Obeso Martín, ha logrado la concesión de una ayuda de Acción Estratégica en Salud (AES) 2019, otorgada por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), orientada a descubrir los mecanismos conductuales y cerebrales de las alteraciones motoras y emocionales en la enfermedad de Parkinson.

En concreto, el proyecto en el que está inmerso Obeso Martín se centrará en el uso de técnicas comportamentales, de neuroimagen y de neuromodulación para conocer el origen de los cambios en conductas habituales en la enfermedad de Parkinson. En este sentido, el objetivo final de la investigación está orientado a lograr cambiar dichas conductas usando técnicas de neuromodulación.

Además, otro propósito del proyecto reside en aportar nuevas evidencias que ayuden a conocer mejor la enfermedad de Parkinson y su evolución en los pacientes. "Los hallazgos del proyecto aportarán información fundamental para el conocimiento del origen de la muerte de neuronas dopaminérgicas en la enfermedad de Parkinson, así como llegar a comprender mejor las alteraciones de mecanismos motores y emocionales a nivel neural", ha asegurado el doctor.

Así, la investigación, titulada 'Reducción vs. incremento del uso de conductas habituales: Revelando el origen de la lentitud motora e impulsividad en la enfermedad de Parkinson' toma como punto de partida la pérdida de funciones automáticas de los pacientes como debut en la patología.

"Tras la muerte de neuronas dopaminérgicas, la enfermedad revela su identidad mostrando una pérdida considerable de funciones automáticas o conductas habituales como el inicio del movimiento, escribir, caminar o hablar de manera espontánea. Son las conductas más automáticas las que empiezan deteriorándose", ha detallado el experto.

El proyecto también toma en consideración que, debido al abordaje terapéutico, los pacientes aquejados de la enfermedad de Parkinson desarrollan comportamientos compulsivos. "Algunos pacientes desarrollan impulsividad patológica, mostrada por un incremento de deseo hacia algunas conductas habituales como comer, 'hobbies', sexo, compras o juegos", ha explicado Obeso Martín.

De esta forma, el estudio, que se va a desarrollar gracias a la financiación del ISCIII, profundizará tanto en la pérdida de funciones automáticas como en el nacimiento de conductas impulsivas, para estudiar si existe una conexión entre ambas y la evolución de la enfermedad de Parkinson.

Según indica el investigador, "ambos contextos muestran una relación con el uso de conductas habituales: disminución en movimientos habituales frente al incremento de búsqueda de conductas habituales".

Contador

Para leer más