Publicado 06/05/2020 7:59:35 +02:00CET

La intervención temprana era clave para frenar el brote

Pandemia de coronavirus.
Pandemia de coronavirus. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NITO100 - Archivo

   MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   La intervención gubernamental temprana y estricta es un factor clave para reducir la propagación de los casos de covid-19. Esta es la conclusión a la que llegó un equipo de investigadores que han comparado brotes del nuevo coronavirus entre la provincia china de Hunan e Italia en un nuevo artículo publicado en la revista 'Frontiers in Medicine'.

   Si bien Hunan e Italia son similares en tamaño de la población (alrededor de 60-70 millones de personas cada uno), el alcance de la epidemia en cada lugar ha diferido drásticamente. Italia presenta la segunda mayor cifra de muertes confirmada después de los Estados Unidos y ocupa el tercer lugar en el total de infecciones confirmadas, según el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins. Mientras hay poco más de mil casos confirmados en Hunan.

   El equipo de investigación, con sede en China, utilizó datos de la base de datos John Hopkins hasta el 2 de abril para mapear las tendencias de infección tanto en Hunan como en Italia. Modificaron un modelo matemático estándar conocido como modelo susceptible-infectado-eliminado (SIR, por sus siglas en inglés) para tener en cuenta los efectos de diferentes medidas de prevención de epidemias en diferentes períodos de tiempo.

   "Cabe señalar que en situaciones reales, la velocidad de transmisión se puede cambiar a través de muchas intervenciones, como medidas de protección personal, aislamiento a nivel comunitario y bloqueo de la ciudad", señala el autor principal, el doctor Wangping Jia, del Hospital General Chino del PLA, en Pekín.

   El modelo SIR extendido del documento (eSIR) descubrió que, según las medidas actuales, podría haber un total de 3.369 (la media en un rango posible de 840-8.013) casos infectados en Hunan, y el punto final de la epidemia ya había ocurrido alrededor del 3 de marzo. En contraste, se proyecta que el total de casos infectados en Italia será de 182.051 (la media en un rango posible de 116.114-274.378) con una fecha de finalización alrededor del 6 de agosto.

   Los autores creen que las tendencias dispares podrían deberse a un par de razones. Por ejemplo, Italia puede no haber implementado medidas preventivas lo suficientemente pronto, ya que el modelo eSIR demostró que tomar medidas antes en el caso de Hunan redujo drásticamente las tasas de infección.

   Los autores señalan además que "según la experiencia de China, varias medidas de control, incluida la detección temprana y el aislamiento de personas con síntomas, restricciones de tráfico, seguimiento médico y detección de entrada o salida, pueden prevenir la propagación de COVID-19".

   El documento no abordó específicamente las tasas de mortalidad porque, según Jia, una serie de factores pueden afectar estas predicciones, como la capacidad de cama de las unidades de cuidados intensivos, así como la edad, el sexo y las condiciones de salud subyacentes del paciente, como enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes

   "Los datos precisos específicos del paciente son necesidades urgentes para la predicción de las muertes totales", señala.

   El Gobierno italiano anunció recientemente que comenzaría a flexibilidad las medidas de confinamiento a partir del 4 de mayo, tres meses antes de lo que aconseja el modelo eSIR.

   "Creemos que es demasiado pronto para aliviar las restricciones a partir del 4 de mayo --alerta Jia--. La posible segunda ola puede venir si se alivian las restricciones tres meses antes. Italia no está en el período final de la epidemia del covid-19".

Los autores reconocen que el estudio actual tiene varias limitaciones. Primero, debido a la cantidad limitada de pruebas, es probable que el número de personas infectadas en Italia y en otros lugares sea mayor que el recuento oficial. Además, el modelo eSIR no incorpora el período de incubación de la enfermedad, lo que podría hacerla menos precisa. Y puede haber otros factores que podrían descartar la estimación, como la influencia de los "súper propagadores" de la enfermedad en una población.

   A pesar de estas posibles deficiencias, Jia asegura que el estudio deja en claro un punto: "Queremos enfatizar que tomar el control por parte del gobierno antes puede disminuir en gran medida el número de casos infectados al comparar la tendencia epidémica en Hunan e Italia".

Contador