Publicado 28/06/2022 15:00

La interrupción del tratamiento de las inmunodeprimidos duplica sus anticuerpos tras la dosis de refuerzo

Archivo - Abs COVID-19 antibody - 3d rendered image structure view on black background.  Viral Infection concept. MERS-CoV, SARS-CoV, ????, 2019-nCoV, Wuhan Coronavirus. Antibody, Antigen, Vaccine concept.
Archivo - Abs COVID-19 antibody - 3d rendered image structure view on black background. Viral Infection concept. MERS-CoV, SARS-CoV, ????, 2019-nCoV, Wuhan Coronavirus. Antibody, Antigen, Vaccine concept. - KOTO_FEJA/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un importante ensayo clínico dirigido por expertos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) ha descubierto que al interrumpir el tratamiento de las personas vulnerables que toman medicamentos inmunosupresores a largo plazo durante dos semanas después de la vacunación de refuerzo de la COVID-19, su respuesta de anticuerpos se duplican.

El ensayo, publicado en la revista científica 'The Lancet Respiratory Medicine', analizó el impacto de la interrupción del tratamiento con metotrexato durante dos semanas después de una vacunación de refuerzo contra la COVID-19 en las respuestas a la vacuna en adultos con enfermedades inflamatorias autoinmunes.

Los pacientes mayores de 18 años fueron reclutados en consultas externas de dermatología y reumatología en 26 hospitales del NHS de Inglaterra y Gales. El ensayo evaluó la interrupción temporal frente a la continuación del tratamiento con metotrexato inmediatamente después de la tercera dosis inicial o de refuerzo de la vacuna COVID-19.

Durante el ensayo se pidió a 127 participantes que suspendieran el uso de metotrexato durante dos semanas y a 127 que lo siguieran usando como de costumbre. La decisión sobre quiénes suspendían o continuaban con el tratamiento de metotrexato se tomaba mediante un programa informático, similar a lanzar una moneda o un dado.

El equipo comparó los niveles de anticuerpos de punta entre los dos grupos cuatro semanas y doce semanas después de haber recibido una dosis de la vacuna COVID-19. El anticuerpo en espiga impide que el virus infecte las células del organismo.

El equipo comparó los niveles de anticuerpos en espiga entre los dos grupos cuatro y doce semanas después de haber recibido una dosis de la vacuna COVID-19. El anticuerpo en espiga impide que el virus infecte las células del interior del organismo.

Después de 4 semanas y 12 semanas, el nivel de anticuerpos en espiga era más de dos veces mayor en el grupo en el que se suspendió el metotrexato durante las dos semanas siguientes a la vacunación, en comparación con el grupo que siguió utilizándolo. Hubo un empeoramiento del control de la enfermedad en la semana 4 en el grupo de suspensión, pero que se había normalizado en la semana 12. No hubo impacto en la calidad de vida ni en la salud general.

El nivel de anticuerpos en espiga refleja la fuerza de la respuesta de los anticuerpos. El equipo de investigación está examinando actualmente la calidad de la respuesta de los anticuerpos midiendo su capacidad para eliminar los virus vivos del SARS-CoV-2 y otras variantes de interés como el Omicron.

"Estamos muy satisfechos con los resultados iniciales del ensayo. Se duplicó la respuesta de los anticuerpos en los pacientes que no tomaron metotrexato durante dos semanas. La mejora de la respuesta de los anticuerpos se mantuvo durante un periodo de 3 meses. Hubo un aumento a corto plazo del riesgo de reagudización de las enfermedades inflamatorias. Sin embargo, la mayoría pudieron autogestionarse", ha resaltado el líder del estudio, el profesor Abhishek.