La inmunoterapia es un nuevo estándar en el tratamiento de cáncer de cérvix metastástico

Archivo - Papilomavirus
Archivo - Papilomavirus - SEFA OZEL/ISCTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 25 marzo 2024 13:20

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento concomitante de quimioterapia basada en platino con radioterapia ha supuesto incrementos de supervivencia libre de enfermedad y de supervivencia global a cinco años en pacientes con tumores localmente avanzados de cérvix, mientras que en enfermedad avanzada recurrente o metastásica, la inmunoterapia se ha convertido en un nuevo estándar de tratamiento con beneficios en supervivencia libre de progresión y en supervivencia global, según señala la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Los avances en técnicas quirúrgicas han permitido ofrecer cirugías más conservadoras, a mujeres con estadios iniciales sin factores de riesgo y/o deseo gestacional con menor morbilidad y mejor calidad de vida. Además, los avances tanto en laparoscopia convencional desde finales de los años 80 o laparoscopia asistida por robot desde el año 2000 ofrecen la misma radicalidad que técnicas convencionales con significativa menor morbilidad.

Por otro lado, cada vez se tienen más datos del papel de la biopsia del ganglio centinela en la cirugía del cáncer de cérvix localizado, lo cual supone una disminución del linfedema, morbilidad postquirúrgica y mejor calidad de vida de las pacientes.

"Consideramos un avance en mayúsculas el tratamiento concomitante de quimioterapia basada en platino con radioterapia para tumores localmente avanzados que supuso una supervivencia libre de enfermedad a cinco años del 58 por ciento con un incremento de la supervivencia global a cinco años del 69 por ciento", señalan en un comunicado.

La mejora tecnológica en técnicas de planificación y tratamiento radioterápico es también un avance en el cáncer de cérvix ya que permite administrar dosis más altas al tumor, evitando toxicidad a los tejidos sanos, con significativa mejoría en calidad de vida y aumento en supervivencia.

Los avances más importantes en el tratamiento de la enfermedad avanzada ha sido pasar del tratamiento con cisplatino en monoterapia al tratamiento con diferentes combinaciones con cisplatino, y el establecimiento como tratamiento estándar la combinación carboplatino-taxol para pacientes tratadas previamente con cisplatino.

Otro avance significativo en el tratamiento de la enfermedad avanzada fue el beneficio en supervivencia global de 3,5 meses conseguido con la adición del antiangiogénico bevacizumab a la combinación de quimioterapia, beneficio que se mantiene a casi cinco años de seguimiento de las pacientes.

Con respecto a la detección, SEOM destaca el test del VPH como un "gran avance" para el cribado, sobre todo en países en vías de desarrollo, donde ha demostrado disminuir la mortalidad de este tumor. El nuevo test del VPH fue aprobado por la FDA en abril de 2014. El desarrollo de test de VPH rápidos y la mejora de la especificidad optimizarán esta valiosa técnica.

Hoy en día para el diagnóstico precoz del cáncer de cérvix debe realizarse una citología cada 3-5 años desde los 25 años, y en mujeres asintomáticas, desde los 30-35 años se puede realizar la determinación de VPH mediante PCR. Este programa se ha realizado en España mediante citología y con carácter oportunista desde hace 50 años.

De los tres cribados poblacionales reconocidos actualmente (mama, colorrectal y cérvix), este ha sido el último en incorporarse con carácter poblacional. Las comunidades y ciudades autónomas tienen cinco años para iniciar el cambio en el programa y cinco años más para alcanzar una cobertura próxima al cien por cien de la población.

LA CRONIFICACIÓN DE LA INFECCIÓN POR VPH: UN PROBLEMA DE GRAN ENVERGADURA

Según destacan desde SEOM, la cronificación de la infección por VPH es un problema epidemiológico de "considerable envergadura" ya que más del 90 por ciento de los cánceres de cuello de útero se asocian a la infección, además de otros cánceres como el 60 por ciento de los cánceres orofaríngeos, el 91 por ciento de pene, el 75 por ciento de vagina y el 69 por ciento de vulva.

Así, uno de los grandes avances científicos en la prevención primaria de este tumor es el desarrollo de vacunas frente al VPH. En España la vacunación a niñas en edades entre 11-14 años se ha incluido en el calendario vacunal.

Si bien es verdad que las vacunas bivalentes y tetravalentes han demostrado proteger frente al cáncer de cérvix relacionado con VPH en un 63 por ciento de los casos, se ha calculado que la nueva vacuna nonavalente disminuiría la incidencia de este cáncer hasta en un 73 por ciento. Se han puesto en marcha estudios para cuantificar el impacto económico y epidemiológico del cambio de vacunación demostrando que este cambio sería muy beneficioso en términos económicos y de salud.

Contador

Leer más acerca de: