Publicado 30/01/2020 8:29:49CET

Infiltraciones, qué son y cuándo pueden ser de utilidad

Infiltración rodilla.
Infiltración rodilla. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / EDWARD OLIVE - Archivo

   MADRID, 30 Ene. (EDIZIONES) -

   Las infiltraciones son terapias constatadas que mejoran el dolor y la evolución de los procesos degenerativos o traumáticos. Todavía no se puede definir cuál es el mejor producto para aplicar en éstas, todo depende del caso y del estado de cada paciente.

   El doctor en Medicina y Jefe de la Unidad de Medicina y Traumatología del Deporte del Instituto Traumatológico del Sureste de Murcia, el doctor Rafael de Mena Poveda, indica en una entrevista con Infosalus que las infiltraciones consisten en la inyección de un producto terapéutico, en las partes blandas del sistema músculo-tendinoso o en las articulaciones.

   Su finalidad, según aclara, es disminuir el dolor, tratar la inflamación, o dice que se emplean con la intención de mejorar la evolución en los procesos traumáticos o degenerativos, dentro de la llamada medicina regenerativa.

   "La infiltración se realiza mediante una aguja estéril y la jeringa portadora del producto utilizado. Se ha de realizar con limpieza de la zona donde se realiza y a través de conceptos básicos de esterilidad para evitar posibles complicaciones. La aplicación no precisa, básicamente, de anestesia alguna previa", asegura el doctor De Mena.

   Es más, insiste en que su indicación debe ser valorada y aplicada por un médico, ya que no se trata de un pinchazo sin más. "Debe conocerse la zona a tratar, su patología, y el comportamiento de lo infiltrado. En caso de aportar células se precisa de aporte nutritivo adecuado, y debe carecer de efectos de presión negativos que puedan condicionar el fracaso del tratamiento. Actualmente hay clínicas que se publicitan con resultados maravillosos y tratamientos de células madre. No obstante, no todo es así, ni todo lo que se infiltra son células madre", llama la atención.

   Sobre los productos básicos que se inyectan, este especialista del Centro Médico del Sureste murciano enumera:

   - Corticoides. Las inyecciones de cortisona pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación en un área específica del cuerpo. Se han utilizado mucho en la evolución de la Medicina, pero en la actualidad sus indicaciones son más restrictivas. Se inyectan en articulaciones o partes tendinosas. Las inyecciones generalmente constan de un corticoide y un anestésico local. Debido a los posibles efectos secundarios la cantidad de inyecciones de cortisona es limitada. Puede producir efectos locales como la debilidad y la rotura tendinosa, la pérdida de tejido graso debajo de la piel, o la porosis ósea o generales como alteración de la glucosa.

   - Ácido Hialurónico. Es un producto regenerativo. Las personas tenemos este tipo de ácido, sobre todo, en las articulaciones, en los cartílagos, y en la piel. Con el paso de los años su concentración en estos tejidos disminuye y condiciona, entre otros factores, la deshidratación de los cartílagos articulares potenciando las artrosis. Su infiltración mejora la hidratación de los tejidos, estimula el crecimiento celular, y la reparación con la formación de colágeno.

   La aplicación se realiza en una o varias sesiones siendo inocua y poco invasiva. No precisa de tratamiento previo estéril ya que viene preparado para su aplicación. Hace muchos años que se descubrió que una de las mejores fuentes de ácido hialurónico era la cresta de los gallos.

   Aquí este traumatólogo cita una famosa anécdota popular dice que cuando se hacía paella de pollo en Valencia, la abuela decía siempre a sus nietos que se tomaran la cresta del gallo para estar tres días guapos. Posteriormente, diversos laboratorios, lo sintetizaron y lo producen para su infiltración médica con distintas densidades o combinaciones.

   - Plasma Rico en Plaquetas (PRP). Producto regenerativo. Es un conjunto de factores que están presentes en el plasma sanguíneo y en nuestras plaquetas. Mejora la vascularización de la zona y juegan un papel crucial en la regeneración de los tejidos. Para la obtención de este plasma se extrae sangre del paciente. Después de un centrifugado especial se aísla y concentran los factores que serán los encargados de reparar. La aplicación se realiza en una única sesión, es inocua y poco invasiva. Precisa de mayor elaboración y de una cámara blanca aséptica para su obtención.

   - Concentrado rico en Células Madre (SVF). Puede regenerar los tejidos con la formación de células diferenciadas del mismo. El tratamiento precisa: Anestesia Local, aspiración de grasa del abdomen o de médula ósea del hueso de la pelvis. Esta actuación debe realizarse en quirófano estéril. El material obtenido se procesa en el caso de la grasa o se remite al laboratorio de terapia celular en caso de medula ósea para poder aplicarlo tiempo después. Mucho más costoso y complejo que los anteriores.

CONTRAINDICACIONES

   Eso sí, las infiltraciones están contraindicadas en los siguientes casos, según apunta el doctor en Medicina y Jefe de la Unidad de Medicina y Traumatología del Deporte del Instituto Traumatológico del Sureste de Murcia:

   - No haber realizado un diagnóstico médico, exacto y previo, de la patología que se pretende tratar. Desconocer el estado de la zona a infiltrar y del estado previo del paciente.

   - Basadas en el producto a infiltrar: No es lo mismo infiltrar un corticoide que sustancias regenerativas. El médico debe determinar que producto es el más adecuado.

   - Basadas en la zona a infiltrar: Infección en la zona.

   - Basadas en el estado general del paciente: Trastorno de la coagulación, reacciones adversas a tratamientos médicos, patologías previas como la diabetes. Pacientes inmunosuprimidos. Embarazo. Desconocer la valoración de infiltraciones previas.

Contador