Incluir la Podología en AP ahorraría costes psíquicos, sociales y económicos

Publicado 16/05/2019 18:35:19CET
PIXABAY/ NESE - Archivo

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La inclusión de la Podología en Atención Primaria ahorraría costes derivados de tratamientos con soluciones más drásticas, según ha comentado el vocal de Publicidad, Comunicación y Redes del Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA), Juan Carlos Montero Arroyo.

Según la última memoria presentada por el Consejo de Colegios de Podólogos al Ministerio de Sanidad para defender la entrada de profesionales de la Podología en la Sanidad Pública, más del 70 por ciento de los problemas en los pies podrían resolverse con podólogos en los propios centros de salud, sin llegar a los hospitales.

De hecho, con podólogos en los centros de salud se descargarían las consultas de Endocrinología, Dermatología, Traumatología, Rehabilitación, Neurología, Cirugía y Urgencias. En este sentido, el experto ha recordado que el profesional de la Podología es el único profesional al que se le debería confiar la salud de los pies.

Tal y como cita el informe del consejo de Colegios de Podólogos, la 'Cartera de servicios podológicos mínimos imprescindibles para la Sanidad Pública' es la Podología en Atención Primaria, la Podología para el cuidado del Pie Geriátrico y la Podología para el cuidado del Pie Diabético.

"La incorporación de los Podólogos a la Sanidad Pública se ha convertido en todo un reclamo desde los diferentes Colegios Profesionales. Desde COPOMA, especialmente, queremos transmitir la importancia que ello supone para el bien de todos los ciudadanos, y más en algunos casos, como el de las personas mayores, donde el 80 por ciento de ellos necesitan cuidados en sus pies de manera periódica", ha dicho el experto.

Por esta razón, prosigue, todos los centros de salud deberían contar con la figura de profesionales únicos para el cuidado de los pies, pues, de ser así, se estarían evitando complicaciones quirúrgicas y, además, la calidad de vida de estas personas podría verse reforzada.

Las personas con diabetes, por ejemplo, son otro de los grupos que más padecen las consecuencias de la privatización del servicio podológico, pues suelen desarrollar afecciones en sus pies propios de esta enfermedad. "Debemos entre todos tomar conciencia de la importancia de la figura de este profesional en la Sanidad Pública, ya que, el 40 por ciento de las lesiones en el pie diabético se podrían evitar si se diagnosticasen y tratasen de una manera ambulatoria, sin necesidad de llegar a los hospitales", ha añadido.

Y es que, tal y como ha insistido, la incorporación de la Podología en la sanidad pública haría que todos los pacientes tuviesen un diagnóstico completo por parte de un único especialista, lo que implicaría una atención cabal tanto a nivel rehabilitador como preventivo; se reducirían las estancias hospitalarias puesto que el diagnóstico y el tratamiento quedaría en manos de un único especialista; reduciría las listas de espera y ahorraría costes.

"La Podología juega un papel fundamental en el progreso de soluciones a nivel sanitario, sobre todo, en términos de Atención Primaria. De este modo, el profesional de la Podología puede dar una solución muy importante, que antes se traducía en demora porque los pacientes eran asistidos por especialistas en diferentes áreas y no por podólogos", ha zanjado..