Publicado 31/03/2020 8:29:38 +02:00CET

El importante papel del acompañamiento en el cáncer de mama

Grupo de apoyo en cáncer de mama.
Grupo de apoyo en cáncer de mama. - SDI PRODUCTIONS - Archivo

   MADRID, 31 Mar. (EDIZIONES) -

   A Begoña Nantes (43 años), le diagnosticaron en enero de 2018 un cáncer de mama. Hoy en día está totalmente recuperada, pero para aquel entonces supuso un mazazo, no sólo para ella sino también para su familia. No obstante, quiso mantener una actitud positiva frente a todo el proceso, lo vio como una etapa de su vida, conocía que el índice de supervivencia era alto.

   Y es que, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de mama es la neoplasia más frecuente en la mujer española, y supone un 29% de todos los cánceres. Concretamente se calcula que 1 de cada 8 españolas tendrá un cáncer de mama en algún momento de su vida.

   "Aunque la mortalidad por cáncer de mama ha descendido en los últimos años gracias a los programas de cribado y a la mejora de los tratamientos, sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en España en las mujeres", agrega esta sociedad científica.

   Así es que la noticia del cáncer es un mazazo para quien la sufre, y para quienes le quieren y comparten parte de su día a día. Por eso es muy importante el apoyo que puedan brindar desde los profesionales sanitarios que les atienden en todo el proceso (oncólogo, enfermeras o psicólogos, por ejemplo) hasta las personas que han pasado por ese trance, según defiende Begoña Nantes.

   "El cáncer tiene un impacto en tu día a día, puede que necesites hablar con alguien que haya pasado por lo mismo, que te ayude con tus gestiones, alguien que te acompañe a tus tratamientos", sostiene por su parte la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) sobre el acompañamiento en esta enfermedad.

   Por todo ello, y según defiende en una entrevista con Infosalus Silvia Santiago, supervisora de la Unidad de Enfermería Clínica del IOB Institute of Oncology (Hospital Quironsalud Barcelona), centro que precisamente ha puesto en marcha un programa de acompañamiento para pacientes con cáncer de mama, el programa 'Twin', ya que según defiende, el compartir el proceso oncológico con otra paciente que ha vivido una experiencia similar reduce el nivel de ansiedad, aumenta la confianza, y ayuda a controlar mejor los síntomas.

   "Un diagnóstico de cáncer conlleva un impacto emocional que puede interferir durante el tratamiento y puede desembocar en un estado depresivo y de ansiedad generalizado en la paciente. Por eso, el hecho de compartir esos miedos e inquietudes con otra persona que haya padecido la enfermedad se convierte en el mejor apoyo para afrontar todo el proceso", subraya Santiago.

   "Todo ello se puede deber al gran cambio en el estilo de vida y la alteración de la imagen corporal, lo que produce baja autoestima y disminución de la lívido sexual. Asimismo, también se genera el miedo en cuanto al éxito del tratamiento y su tolerancia", agrega.

   En concreto, se trata de un programa destinado a mujeres recientemente diagnosticadas de cáncer de mama y que van a recibir tratamiento adyuvante (o neoadyuvante) de quimioterapia, con el objetivo de que las pacientes estén acompañadas por otras que han pasado la enfermedad.

   "El paciente diagnosticado está perdido, no sabe nada sobre la enfermedad, y lo único que conoce es porque está tan estigmatizado que necesita el apoyo de la familia, del médico, de la enfermera, para poder superar este proceso tan duro. Contar con un apoyo así es súper importante desde el minuto uno en el que le diagnostican enfermedad", añade la enfermera Silvia Santiago, que trabaja con este programa.

   "Tras el tratamiento te das cuenta de los momentos tan fuertes y chocantes que se plantean en tu vida, como el diagnóstico, los cambios en tu vida y en la de los acompañantes es fuerte", añade la paciente Begoña Nantes que hoy participa en el programa Twin puesto en marcha por el IOB.

   Esta paciente indica que, en su caso, las necesidades de una chica de 30-40 años se ven alteradas. "Le pueden decir, por ejemplo, que puede que se quede sin un pecho. ¿Cómo va a afectar esto a mi vida sexual?¿Qué va a pasar con mi vida laboral?¿Y qué haré con mis hijos, cómo se lo puedo contar? Este programa es muy útil porque les cuentas lo que te ha pasado, y además ven que estás bien, que hay luz al final del túnel", señala Nantes.

    "Vimos que puede ser de gran ayuda también el apoyo de alguien que ya ha pasado por eso, que la recién diagnosticada vea que esa mujer fue diagnosticada de lo mismo y se ha recuperado, ya está bien y hace vida normal. Es un plus tener a una persona que te entiende más que nadie, que ha pasado por lo mismo. Significa mucho. Está siendo muy positivo para la paciente coach también, ayudar a alguien les hace sentir bien y más fuertes", indica por su parte la enfermedad del IOB.

   Por ello, insiste en que el mejor acompañamiento para un paciente con cáncer va desde su familia, hasta el propio oncólogo, las enfermeras que le atienden, así como alguien que ha pasado por ello y le entiende. "A veces es complicado para el acompañante, es muy difícil estar con una persona con cáncer, también tiene miedos. Cuidar al cuidador también es muy importante. En este programa, un ensayo piloto con 10 pacientes, de momento está resultando una experiencia muy positiva", afirma la enfermera Silvia Santiago.

   De hecho, señala que la idea del Programa TWIN surgió de las propias pacientes que, al terminar la quimioterapia, se ofrecían a ayudar y a compartir su experiencia con las recién diagnosticadas. Según señalan fuentes del IOB, se quiere demostrar científicamente los efectos positivos en las pacientes de esta experiencia, y verificar si su inclusión mejora la calidad de vida y la tolerancia al tratamiento, por ello a partir de septiembre se empezará a reclutar pacientes para iniciar un ensayo clínico.

    "Se crean sinergias muy chulas. Para mí ha sido muy enriquecedor como coach, porque conoces a personas afines a ti, y que ves que realmente el estado de ánimo les cambia mucho después de hablar, la empatía es total, eres útil, se escucha desde el conocimiento. Pueden tener amigas o parejas a las que les cuentan la historia, pero no es lo mismo", sentencia Begoña Nantes por su parte.

Para leer más