Publicado 12/11/2020 08:32CET

La importancia del dolor en el tratamiento de la artrosis de cadera

Hip in pain x-ray    Digital medical illustration: Anterior (front) x-ray view (orthogonal) of human hip. With pain zone in hip. Featuring:
Hip in pain x-ray Digital medical illustration: Anterior (front) x-ray view (orthogonal) of human hip. With pain zone in hip. Featuring: - DAVID MARCHAL / RAYCAT - Archivo

   MADRID, 12 Nov. (EDIZIONES) -

   Una cadera sana se mueve sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado 'cartílago articular', que cubre, protege, y amortigua el contacto de los huesos de la cadera. No obstante, con el paso del tiempo puede surgir la artrosis, es decir, que se desgaste ese cartílago, se deteriore y se ponga áspero, ocasionando dolor en el paciente.

   Tal y como añade la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, por sus siglas en inglés), "el movimiento de los huesos en esta superficie expuesta es doloroso, y cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro".

   Para compensar la pérdida de cartílago, dice que los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones. "Así, el dolor es el síntoma más común de la artrosis de cadera, y puede hacer que la persona cojee cuando apoya el peso del cuerpo sobre esa pierna, o bien que sienta rigidez en la cadera y se presenten dificultades para moverse. Los síntomas tienden a empeorar por la mañana o tras un período de inactividad", agrega la entidad científica.

   En este sentido, el primer miembro español de la Asociación americana de cirujanos de cadera y de rodilla estadounidense (AAHKS por sus siglas en inglés), el doctor Rafael Llopis Miró, subraya en una entrevista con Infosalus que en España sólo el año pasado se implantaron unas 56.000 prótesis totales de cadera debido a la artrosis.

   "La artrosis de cadera consiste en una degeneración del cartílago articular de la cadera, que es como una bola de billar, que nos hace mover la cabeza del fémur dentro del acetábulo de la pelvis. El desgaste de ese cartílago, que se desliza, pierde calidad, de forma que se vuelve más rugoso, produciendo dolor en el paciente", afirma este especialista y referencia a nivel nacional en Cirugía Protésica de Cadera y de Rodilla.

   El también jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Santa Cristina (Madrid) afirma que esta patología suele tener lugar generalmente como producto del envejecimiento y del paso del tiempo, si bien señala que también puede darse como consecuencia de un proceso inflamatorio, denominado 'artritis', que afecta también al cartílago, dando lugar en última instancia a un proceso degenerativo articular que produce igualmente una inflamación y dolor constantes, y que hacen que ese cartílago se debilite.

   "Tanto en el caso de la degeneración articular por desgaste, que tiene lugar generalmente en edades más avanzadas, o bien en procesos inflamatorios que podrían darse en edades más tempranas, ambos destruyen el cartílago articular produciendo dolor", aclara el doctor Llopis, también director del Instituto del Aparato Locomotor del Hospital Universitario San Francisco de Asís de Madrid.

CADA VEZ MÁS PACIENTES QUE SON VARONES JÓVENES

   Es más, sostiene que se están viendo cada vez más casos de artrosis de cadera en pacientes varones jóvenes, por una parte, debido a alteraciones en la configuración de la cadera durante la infancia; así como en pacientes que, con esas características de cadera, no del todo bien formada, además practican deportes de impacto. También por otra parte puede darse un componente genético que predispondría a un desgaste precoz de la articulación de la cadera, según apunta.

   Sobre el diagnóstico, Llopis menciona que se basa en la información que aporta el paciente, así como en la experiencia del cirujano, y éste suele apoyarse con radiografías de ambas caderas. "Ocasionalmente se requieren estudios complementarios como la resonancia magnética y una TAC", apunta.

   Según destaca este cirujano de cadera, el dolor es la indicación principal a la hora de someter a uno u otro tratamiento: "Si es leve o moderado se adoptarán medidas enfocadas a mitigar el dolor, como la pérdida de peso, y los antiinflamatorios. En la fase más avanzada, cuando ya los antiinflamatorios no hacen efecto y además el paciente ve limitada su vida cotidiana por el dolor, la indicación es la cirugía mediante el remplazo articular".

   Aquí el experto advierte de que los factores de crecimiento, el empleo del ácido hialurónico y de las células madre en los tratamientos de artrosis de cadera, pese a que se anuncien, en el caso de la artrosis de cadera sus efectos beneficiosos "no están contrastados científicamente".

Contador