La implicación activa del paciente con trasplante renal en su propio cuidado mejora el pronóstico de la intervención

Publicado 12/12/2018 12:40:28CET

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Desde la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN), ponen de manifiesto la importancia de comprometer al paciente con trasplante renal en su propio cuidado como una de las claves para reforzar la adherencia, preservar la calidad de vida y prolongar la duración del injerto renal ya que, según recoge el 'Documento de Consenso sobre la Consulta de Enfermería de Trasplante Renal', cuando los pacientes están más involucrados, mejoran los resultados de salud.

En 2017 se realizaron un total de 3.269 trasplantes renales en España, según el 'Registro Mundial de Trasplantes', una intervención que exige un seguimiento continuado y una atención individualizada, además de la implicación activa del paciente en su propio cuidado para garantizar su éxito a largo plazo.

Para dar respuesta a esta necesidad médica, la SEDEN, con la colaboración de Novartis y Sandoz han puesto en marcha el programa VÍNCVLO, que tiene el objetivo de reforzar la comunicación entre pacientes trasplantados y profesionales de enfermería durante todo el proceso del trasplante.

El programa está dirigido a la Enfermería de Trasplante Renal y pretende apoyar la labor de los profesionales que se ocupan del cuidado de los pacientes para asegurar su calidad de vida y la supervivencia del órgano trasplantado. En concreto, el programa dota a los profesionales de las herramientas necesarias para facilitar su gestión diaria, enriquecer su formación y experiencia en el tratamiento clínico y en terapias de apoyo, además de mejorar la comunicación con el paciente y favorecer su participación.

VÍNCVLO permite "informar al paciente antes de la intervención sobre el procedimiento, sobre hábitos saludables y de higiene, sobre la medicación y sobre posibles complicaciones", ha explicado la enfermera de la consulta de Trasplantes del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y miembro de SEDEN, Maribel Delgado. Además, ha añadido que, una vez realizado el trasplante, "existe un mayor control clínico y la asistencia a las revisiones periódicas".

Por su parte, el director de especialidad en Sandoz, Elías Ron, ha explicado que este paso supone el desarrollo de soluciones médicas, buscando nuevas fórmulas que contribuyan a mejorar la adherencia y el seguimiento a través de la colaboración activa entre pacientes trasplantados y los profesionales que los atienden, "garantizando así el éxito de la intervención a largo plazo".