Publicado 04/08/2020 7:09:33 +02:00CET

Identifican a las mujeres que se benefician menos de las mamografías 3D

Un técnico de radiología ayuda a preparar a una paciente para una mamografía de detección en el UW Medical Center-Roosevelt en Seattle, Washington.
Un técnico de radiología ayuda a preparar a una paciente para una mamografía de detección en el UW Medical Center-Roosevelt en Seattle, Washington. - UW MEDICINE

   MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva comparación de dos tecnologías de exploración de la mama ha encontrado que, para la mayoría de las mujeres, la tomosíntesis de seno digital (DBT, también llamada mamografía 3D) es superior a la mamografía digital para la detección de cáncer y para reducir las visitas de recuerdo debido a hallazgos poco claros o falsos.

   Sin embargo, la distinción del estudio radica en identificar a las mujeres para quienes la ventaja de DBT es menor. La evidencia previa había sugerido que DBT generalmente beneficiaría a todas las mujeres.

   "La DBT está mejorando los resultados de las pruebas de detección para la gran mayoría de las mujeres que se hacen mamografías de detección --asegura Kathryn Lowry, profesora asistente de Radiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington--. Desafortunadamente, no parece beneficiar al 10% de las mujeres que tienen senos extremadamente densos y que ya experimentan los peores resultados de las mamografías hoy".

   Lowry y Yates Coley, investigador asistente en bioestadística del Instituto de Investigación de Salud Kaiser Permanente Washington, son los coautores principales del artículo que publica este martes la revista 'JAMA Network Open'.

   La mamografía digital es un diagnóstico de rayos X de larga data para el cáncer de seno. La DBT, conocida como mamografía tridimensional, fue aprobada por la FDA en 2011, pero los médicos no tenían un código de facturación médica correspondiente hasta 2015. A pesar de su reciente aparición, varios estudios han asociado la DBT con una mejor detección del cáncer y menos visitas de recuerdo que la mamografía digital, pero pocos han podido examinar las diferencias entre los subgrupos de mujeres.

   En esta investigación, los investigadores analizaron más de 1,5 millones de exámenes de mama de mujeres de 40 a 79 años de edad, midiendo los cánceres detectados y los retiros de pacientes por grupos de edad, densidades de mama y por el examen de referencia versus los exámenes posteriores.

   Los investigadores encontraron que la DBT es más beneficiosa para las mujeres que se someten a su primera mamografía de detección, asociando ese grupo con las mayores mejoras en la reducción del recuerdo y la detección del cáncer. En exámenes posteriores, la mayoría de las mujeres experimentan uno o ambos de estos beneficios con DBT.

   Pero para las mujeres cuyos senos se clasificaron como "extremadamente densos", la DBT no marcó la diferencia en cuántos cánceres se detectaron o cuántos retiros tuvieron estas mujeres. "Esto es preocupante porque se sabe que este grupo de mujeres tiene un mayor riesgo de cáncer y un mayor riesgo de que la mamografía omita el cáncer", admite Lowry.

   Más allá de ese subgrupo, el rendimiento superior de la DBT con respecto a la mamografía digital fue ampliamente experimentado, agrega. Es importante destacar que la mayoría de las mujeres con senos densos están en la categoría heterogéneamente densa, y estas mujeres tuvieron el mayor impulso en la detección de cáncer con DBT.

   Los hallazgos son fruto de la investigación que llevan a cabo los miembros del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama, una red estadounidense de registros de imágenes de mama. Coley llevó a cabo el análisis de los datos de los registros participantes, que se reunió en Kaiser Permanente Washington.

   "Este estudio incorporó tantos datos y de sitios que son geográficamente, raciales y étnicamente diversos que nos permitió explorar preguntas que otros investigadores no tienen", destaca Coley.

   "Nuestros hallazgos pueden ayudar a los proveedores y pacientes a decidir mejor cómo tomar decisiones sobre la mamografía de detección --continúa--. Si un proveedor solo tiene acceso a una o dos máquinas DBT, les ayudará a determinar qué pacientes deben tener prioridad con esas. Si un paciente tiene que pagar más de su bolsillo o conducir varias horas para comunicarse con un proveedor que ofrece DBT, esto puede ayudarlos a saber si es probable que experimenten beneficios".

   Muchas mujeres no conocen la densidad de sus senos, asegura Lowry. Existen cuatro categorías de densidad, cada una de las cuales describe una mezcla diferente de tejido glandular, tejido conectivo fibroso, conductos y grasa. Aproximadamente la mitad de todas las mujeres tienen senos densos, con una mayor proporción de tejido glandular y conectivo; alrededor del 10% de todas las mujeres tienen senos "extremadamente densos".

   Cuando se introdujo la DBT, "esperábamos que beneficiara a estas mujeres --reconoce Lowry--, pero desafortunadamente esto se suma a la evidencia de que todavía tenemos que pensar en cómo mejorar la detección para este grupo".

Para leer más