Identifican en Alemania ocho nuevas muertes por un virus trasmitido por musarañas

Publicado 08/01/2020 14:24:14CET
Musaraña musgano cabrera gena descubrimiento
Musaraña musgano cabrera gena descubrimiento - EUROPA PRESS/GENA - Archivo

   MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Científicos alemanes han identificado y caracterizado ocho nuevas muertes causadas por el virus de la enfermedad de Borna 1 (BoDV-1), un virus transmitido por las musarañas a los humanos y que, según los investigadores, podría haber estado causando encefalitis desapercibida durante décadas en regiones donde la musaraña es autóctona.

   La investigación, liderada por la profesora Barbara Schmidt del Hospital de la Universidad de Regensburg (Alemania), sugiere que se podrían identificar más casos. De hecho podría estar detrás de una alta proporción de casos graves y mortales de encefalitis, según los resultados de 56 pacientes que habían desarrollado signos de encefalitis en los últimos 20 años.

   Esta investigación, que ha sido publicada en la revista 'The Lancet Infectious Diseases', indica que la infección por el virus de la enfermedad de Borna "debe considerarse una enfermedad humana grave y potencialmente letal transmitida desde un reservorio de vida silvestre".

   Sin embargo, señala Schmidt, "no es una enfermedad emergente, sino una enfermedad que parece haber pasado desapercibida en humanos durante al menos décadas. Y puede haber causado otros casos inexplicables de encefalitis en regiones donde el virus es endémico en las poblaciones de musaraña huésped".

   Aunque no existe un tratamiento comprobado, los investigadores detrás del nuevo estudio sugieren que los médicos deberían analizar el BoDV-1 con mayor frecuencia, para que se pueda establecer el verdadero alcance de la infección en humanos. Los autores sugieren probar su presencia en todos los pacientes afectados por trastornos del sistema nervioso central o periférico con rápida evolución donde se desconoce la causa y cuando el paciente pudo haber entrado en contacto con el reservorio infectado, la musaraña de dientes blancos y bicolores.

   Todos los pacientes en los que se diagnosticó el virus recientemente murieron entre 1999 y 2019, y todos vivían en el sur de Alemania. Los autores no pueden descartar que podría estar detrás de casos más leves de encefalitis, especialmente en las regiones de Europa central donde las especies animales infectadas se encuentran en la naturaleza. Se pensó que podría desempeñar un papel en los trastornos psiquiátricos, como la depresión o la esquizofrenia, pero hasta que se notificó el virus en cuatro casos en 2018, rara vez se investigaron sus vínculos con la encefalitis inexplicada.

SÍNTOMAS SE PRECIPITARON RÁPIDAMENTE

   Las musarañas de dientes blancos bicolores infectadas con BoDV-1 se encuentran en Alemania, Austria, Suiza y Liechtenstein, pero no está claro cómo el virus de la enfermedad salta de las musarañas a los humanos.

   Los síntomas en las personas infectadas comienzan con fiebre, dolor de cabeza y confusión, y continúan con signos de enfermedad cerebral, como marcha inestable, pérdida de memoria, convulsiones y una pérdida progresiva de conciencia. En los nuevos casos, los síntomas se precipitaron rápidamente después del ingreso de los pacientes al hospital, lo que condujo a un coma profundo y la muerte. Los ocho pacientes fallecieron dentro de los 16 a 57 días posteriores al ingreso.

   "Nuestras pruebas elevan el número total de casos reportados de virus de la enfermedad de Borna humana en el sur de Alemania a al menos 14, por lo que todavía es relativamente raro en números absolutos, pero podría estar detrás de una mayor proporción de casos de encefalitis severa a fatal sin explicación. Solo con más pruebas en pacientes con encefalitis grave o incluso mortal podría ser posible una detección más temprana utilizando muestras de suero y líquido cefalorraquídeo de pacientes vivos", ha añadido el profesor Martin Beer del Instituto Friedrich-Loeffler en Alemania.

   Para el estudio actual, los investigadores analizaron el tejido cerebral de pacientes muertos con encefalitis que se cree que son causados por un virus que no ha sido identificado. Las muestras se enviaron para diagnóstico entre 1995 y 2018. Los autores analizaron los signos genéticos del virus de la enfermedad de Borna. Cuando se detectaron secuencias de BoDV-1, las compararon con secuencias de genes de musarañas y de animales agrícolas como caballos y ovejas infectados accidentalmente por el virus.

SE NECESITA MÁS INVESTIGACIÓN

   En 28 pacientes, la causa de la encefalitis era desconocida, y nueve de estos pacientes fallecieron. Seis de los fallecidos han sido diagnosticados recientemente con BoDV-1 y otros dos casos fueron identificados de forma independiente durante el diagnóstico de las muestras de autopsia cerebral. Por el contrario, ningún paciente sobreviviente fue diagnosticado con el virus. Sin embargo, los científicos señalan que se necesita más investigación para determinar si también podría estar detrás de casos más leves de inflamación cerebral.

   Los autores señalan que una limitación de su estudio es que no pudieron establecer una ruta exacta de transmisión de las musarañas a los humanos. Sin embargo, analizaron la información disponible sobre 14 pacientes y encontraron que la mayoría de los pacientes informaron contacto con animales, que viven en áreas rurales o suburbanas, trabajo agrícola y otras actividades al aire libre. En al menos siete casos, se informó un contacto cercano con gatos. Cuando los gatos cazan, pueden traer musarañas a sus hogares, exponiendo a los humanos a ellos.

   Las secuencias de genes de BoDV-1 en los ocho casos nuevos fueron diferentes entre sí y coincidieron con las secuencias de genes de musarañas o caballos infectados localmente, lo que sugiere que la infección del reservorio de vida silvestre del huésped se produjo de forma independiente cada vez.

   En 2016, tres personas desarrollaron encefalitis severa o mortal por el virus de la enfermedad de Borna después de recibir órganos del mismo donante de trasplante, por lo que los investigadores investigaron la posibilidad de esta vía de transmisión para dos de los nuevos casos. Estos dos pacientes recibieron órganos de dos donantes diferentes, seguidos de terapia inmunosupresora para evitar el rechazo de órganos.

   Sin embargo, los resultados del estudio actual son contrarios a que los órganos donantes sean una ruta de transmisión. Otros receptores de órganos de los mismos donantes no experimentaron ningún problema de salud notable, y las secuencias del virus en uno de los pacientes se parecían mucho a las secuencias de caballos infectados y otros humanos infectados de la misma localidad.

Contador