Publicado 19/10/2020 12:42CET

Los hospitales con unidad de cuidados cardiológicos intensivos registran mayor supervivencia y menos reingresos

Corazón
Corazón - GETTY - Archivo

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores de distintos hospitales españoles, con el apoyo de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IMAS) y la Fundación para la Investigación Cardiovascular (FIC), ha puesto de manifiesto que los centros con mayor volumen de realización de tratamientos para pacientes con estenosis aórtica grave y la existencia de una unidad de cuidados cardiológicos intensivos (UCIC) están asociados a mejores resultados, esto es, mayor supervivencia y menos reingresos.

La estenosis aórtica grave es una enfermedad frecuente y con una alta morbimortalidad. Se produce cuando la válvula aórtica del corazón se estrecha, obstruyendo el flujo sanguíneo del corazón hacia la aorta y el resto del organismo. Así, el tratamiento básico es el reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica deteriorada por una prótesis valvular que sustituye su función de "puerta del corazón" (RQVA), aumentando la supervivencia de los pacientes. A este tratamiento se ha sumado en las últimas dos décadas el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI), técnica en la que se lleva a cabo la implantación de la prótesis valvular a través catéter mediante mínimas incisiones en la piel del paciente.

Los hospitales de mayor volumen de TAVI (aquellos que realizaron 46 o más procedimientos) mostraron una mortalidad del 3,95 por ciento frente a 4,26 por ciento de los centros de menor volumen. La media de este tipo de procedimientos por año fue de 11 para los centros de bajo volumen y de 33 para los de alto volumen. Los hospitales más grandes y complejos (de tipo 4) tenían un riesgo de mortalidad significativamente menor en TAVI que los de tipo 3 (4,04% frente al 4,47%). La presencia de UCIC se asoció con una ligera menor mortalidad.

En cuanto al reemplazo quirúrgico de válvula aórtica, el riesgo de mortalidad fue menor en los hospitales de alto volumen (5,89%) que en los de bajo volumen (6,27%). Se consideró centros de alto volumen aquellos que realizaron 240 o más RQVA en los dos años de estudio.

La investigación analizó un total 2.055 TAVI y 15.146 RQVA realizados entre 2014 y 2015 en el Sistema Nacional de Salud (SNS), extraídos de la base de datos de altas hospitalarias el CMBD. La edad media de los pacientes tratados con TAVI fue de 81 años y de 69 años los tratados con RQVA, sin observarse diferencias por sexo. Asimismo, el estudio se centra en los primeros años de implantación de la TAVI, por lo que el volumen de actividad de los centros es bajo.

Así, el hallazgo más novedoso del trabajo, al no haber encontrado referencias en la literatura internacional, es la asociación entre la presencia de UCIC y la menor mortalidad. "La presencia de UCIC puede ser una variable que recoja una mayor experiencia y más participación de los cardiólogos en el manejo de pacientes con condiciones cardiacas críticas, contribuyendo a un mejor manejo del paciente sometido a procedimientos intervencionistas a lo largo de su proceso asistencial", explica el cardiólogo intervencionista del Hospital Clínico San Carlos e investigador principal del trabajo, Iván J. Núñez Gil.

"Los resultados de la investigación deberían tenerse en cuenta a la hora de planificar tanto la asistencia y el reparto de recursos como la docencia y la formación en los procedimientos mencionados", afirma Núñez.

La asociación entre los resultados y determinadas características de los centros es una constante en las investigaciones desarrolladas por la Fundación IMAS. Estas han puesto de manifiesto, por ejemplo, que se obtienen mejores resultados, en cuanto a mortalidad y complicaciones, en los centros que alcanzan un umbral de actividad para la cirugía de revascularización aortocoronaria.

Además, IMAS ha analizado las características estructurales de los centros, relacionándolas a su vez con las características propias de los sistemas sanitarios de cada país y los resultados para ciertas patologías. Entre estas investigaciones, se identificó una menor mortalidad en los pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM) en los centros de mayor volumen y complejidad.

La asociación entre disponibilidad de UCIC y mejores resultados también ha sido descrito en otro trabajo de la Fundación para el manejo del shock cardiogénico asociado a IAM con elevación del segmento ST. Muchos de estos trabajos han sido desarrollados en colaboración con la FIC, así como con la Sociedad Española de Cardiología en el marco del Proyecto RECALCAR.