Publicado 21/04/2021 14:20CET

El Hospital Universitario General de Villalba incorpora la hidroterapia en el proceso del parto a sus servicios

Hidroterapia en el parto. La dilatación del parto en el agua es una opción cada vez más demandada por las futuras madres debido a las ventajas que aporta, manteniendo la seguridad y eficacia del proceso.
Hidroterapia en el parto. La dilatación del parto en el agua es una opción cada vez más demandada por las futuras madres debido a las ventajas que aporta, manteniendo la seguridad y eficacia del proceso. - HOSPITAL UNIVERSITARIO GENERAL DE VILLALBA

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

Con el propósito de ofrecer a las mujeres una alternativa natural más para dar a luz, el Hospital Universitario General de Villalba, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha incorporado a su cartera de servicios la hidroterapia durante el proceso de dilatación del parto.

"El objetivo final de la hidroterapia durante el parto no es conseguir un nacimiento en el agua, sino procurar un mejor alivio del dolor durante la dilatación y aprovechar las ventajas que ofrece el agua", señala la jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia del centro, la doctora Mercedes Andeyro. "La mayor flotabilidad permite una mejor movilidad para el cambio de postura, reducción del estrés, mayor relajación, menor percepción de las contracciones y mayor grado de satisfacción materna", detalla.

Se trata de una opción cada vez más demandada por las futuras madres debido a las ventajas que aporta y a que ofrece la misma seguridad y eficacia que las demás alternativas, siempre que la situación de salud de la mujer y el bebé y las circunstancias del parto no lo desaconsejen.

"Es una mejora importante de cara a la cartera de servicios del hospital, ya que este tipo de parto se encuentra disponible en muy pocos hospitales de nuestra comunidad", comenta Andeyro.

EMBARAZO DE BAJO RIESGO

En líneas generales, pueden optar a la dilatación en el agua todas las mujeres cuyo embarazo sea de bajo riesgo, que se encuentren entre la semana 37 y 42 de gestación, estén en un proceso de parto activo con una dilatación de 4-5 centímetros y busquen técnicas mínimamente medicalizadas y mayor movilidad durante el parto.

Así, tal y como afirman desde el hospital, se optimiza aún más el empoderamiento de la madre, ya que es ella quien, según la evolución del parto y sus necesidades, toma la decisión de usar la hidroterapia como opción de analgesia o, por el contrario, recurrir a otras alternativas para el alivio del dolor, como la aromaterapia, el luso de lianas, pelotas de pilates, colchonetas y sillas de partos, masajes, la analgesia inhalada y la anestesia epidural, entre otras.

"Dejamos evolucionar el parto de un modo natural. Las matronas asesoran a las madres e informan en todo momento de su evolución y alternativas para aliviar el dolor, asegurando que el parto evolucione de un modo favorable", comenta la especialista.

En concreto, el paritorio del Hospital Universitario General de Villalba cuenta con cuatro salas de dilatación-paritorio, una de las cuales dispone de bañera para el proceso de dilatación. En cuanto al equipo profesional de guardia, está formado por dos matronas, una auxiliar, dos ginecólogos, un anestesista y un neonatólogo. En concreto, la asistencia al parto en el agua precisa de una matrona de forma exclusiva con la paciente.

LOS CUIDADOS DE LA HIDROTERAPIA

Durante este proceso, que no presenta mayores riesgos que el resto de alternativas para aliviar el dolor en la dilatación previa al nacimiento del bebé, además de realizar los cuidados descritos en el protocolo de atención al parto normal, se llevan a cabo otras consideraciones contempladas en un protocolo de actuación para la dilatación en el agua.

Entre ellas se encuentran, por ejemplo, el control fetal mediante telemetría sumergible, la comprobación periódica de la temperatura del agua, la toma de constantes basales previa y posterior a la inmersión o la renovación del agua las veces que sea preciso para asegurar una correcta higiene y evitar infecciones.

Para ello, se llevan a cabo el protocolo estandarizado específico de limpieza de toda el área materno-infantil, que incluye el procedimiento de limpieza de la bañera. Esas medidas rutinarias son efectivas a su vez para reducir el riesgo de contagio de Covid-19.

En el contexto de pandemia, para realizar la hidroterapia es imprescindible una PCR negativa que se realizará al ingreso en la unidad. Asimismo, se requiere el uso de mascarilla durante el parto, tanto por parte de la paciente como de su acompañante, independientemente del tipo de analgesia elegido.