Actualizado 06/10/2014 16:13:32 +00:00 CET

El Hospital de Talavera de la Reina incluye mejoras en el diagnóstico del cáncer de cérvix

TALAVERA DE LA REINA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital General 'Nuestra Señora del Prado' de Talavera de la Reina (Toledo), ha incorporado mejoras para la detección precoz del cáncer de cérvix que ayudan a disminuir la incertidumbre de la paciente y contribuyen a reducir la lista de espera de la consulta.

Estas mejoras se basan en un nuevo procedimiento de información a la paciente del resultado de la citología cérvico-vaginal realizada para el screening del cáncer de cérvix o cuello de útero.

Si el resultado de ésta es negativo, se envía una carta personalizada de manera que la mujer no tiene que acudir de nuevo a la consulta para ser informada de los resultados, lo que contribuye además a reducir la lista de espera, ha informado el Sescam en nota de prensa.

En caso de que se evidencie alguna patología se avisa a la paciente de forma telefónica y se le cita en la consulta de Obstetricia y Ginecología de forma "preferente". Este hecho permite realizar de forma temprana pruebas complementarias y así comenzar lo antes posible con el tratamiento adecuado.

La citología vaginal, también llamada Prueba de Papanicolau es la técnica más utilizada para la detección precoz del cáncer de cuello uterino, también conocido como cérvix, y para lesiones precancerosas. Consiste en tomar una pequeña muestra de tejido del cuello del útero para ser analizada en el laboratorio mediante un estudio anatomopatológico.

Hasta el mes de mayo, se han realizado una media de 529 citologías al mes en el área sanitaria de Talavera, lo que arroja un total de 2.644. De ellas, 966 corresponden al servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital General 'Nuestra Señora del Prado' y el resto se han llevado a cabo en los centros de salud. En 2013 se realizaron un total de 6.330 citologías en todo el área.

En casi todos los casos, el cáncer de cérvix se asocia a una infección por el virus del papiloma humano (VPH), que se adquiere fundamentalmente por vía sexual.

Este origina cambios en la morfología y en las estructuras del epitelio del cuello del útero que hace que se puedan trasformar en células malignas. Durante la exploración vaginal se recogen estas células, las cuales pueden presentar cambios pre-malignos, indicativos de que están evolucionando hacia cáncer, o pueden ser ya cancerosas.

Para leer más