El Hospital de Mar opera lesiones cerebrales con ablación con láser por primera vez en España

El Hospital de Mar realiza la primera cirugía láser del Estado en pacientes con
EUROPA PRESS
Publicado 14/03/2019 14:38:47CET

La gran novedad de esta técnica es que se trata de una intervención controlada por resonancia magnética

BARCELONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital de Mar de Barcelona ha realizado con éxito tres intervenciones mediante la ablación con láser en pacientes con tumores cerebrales y epilepsia severos, convirtiéndose así en el primer centro sanitario del Estado y uno de los primeros de Europa en usar esta técnica.

Lo han explicado en rueda de prensa este jueves el jefe de la Unidad de Epilepsia, Rodrigo Rocamora; el jefe del Servicio Mancomunado de Neurocirugía del Hospital del Mar y del Sant Pau, Gerard Conesa; el jefe del Servicio de Nefrología, Julio Pascual, y el neuroradiólogo Jaume Capellades.

Esta técnica, que también se puede aplicar en casos pediátricos, nació en Estados Unidos donde ya se han realizado 3.000 intervenciones y consiste en la "destrucción localizada" de una lesión en el cerebro de difícil acceso por su ubicación mediante la aplicación de calor a través de una sonda láser.

Se trata de una cirugía de invasión mínima, que trabaja por ahora con lesiones de hasta tres centímetros de diámetro y que parte de la introducción de una sonda láser en el cerebro por una incisión de dos milímetros en el epicentro de la lesión para quemar la zona afectada.

DETERMINAR LA TEMPERATURA

Capellades ha explicado que la novedad de esta técnica es que se trata de una intervención guiada por resonancia magnética, que "determina la temperatura de cualquier parte del cerebro a tiempo real" y permite controlar la lesión y sus alrededores para asegurar que el láser no quema tejido sano.

La gran diferencia respecto la ablación por radiofrecuencia, que es la que se venía realizando hasta el momento, es que se pueden establecer "límites de seguridad de temperatura", ya que ésta puede controlarse en todo momento y ayuda a los cirujanos a no sobrepasar el perímetro de la zona afectada que quiere destruirse.

COMODIDAD DEL PACIENTE

Rocamora ha enfatizado la gran comodidad que este tipo de cirugía de invasión mínima genera en el paciente, ya que no hay necesidad de abrir el cerebro y puede ser dado de alta en 48 horas después de la operación

Además, el experto ha señalado que el tiempo de intervención se reduce considerablemente respecto la cirugía tradicional, ya que una ablación de corto tiempo puede realizarse en poco más de cinco minutos.

MANTENIMIENTO DE LA CIRUGÍA TRADICIONAL

El equipo médico ha explicado que la cirugía tradicional "no va a perderse", sino que en casos de una complejidad específica el paciente podrá escoger someterse a este tipo de intervención y que ya se están practicando operaciones mixtas entre los dos tipos de cirugía.

Asimismo, Rocamora ha asegurado que es necesario "aprender en qué pacientes se puede utilizar", ya que no es efectiva para todo tipo de lesiones, sino para aquellas profundas y complejas como los hamartomas hipotalámicos, uno de los tres casos clínicos que ha operado con éxito el Hospital de Mar en estas últimas semanas.