Publicado 05/06/2020 13:30CET

El Hospital HM Nens trata una malformación en la mano de un menor con una técnica pionera

Radiografía de la malformación en la mano
Radiografía de la malformación en la mano - HOSPITAL HM NENS

Es la quinta intervención que realiza el hospital de este tipo, el único del Estado

BARCELONA, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital HM Nens de Barcelona ha presentado este viernes la intervención a un menor de cuatro años con displasia radial --una malformación de la mano de origen genético-- a partir de la Técnica de Vilkki, una práctica pionera en España que "sólo se ha realizado en este centro sanitario".

Lo han explicado en rueda de prensa telemática el director territorial de HM Hospitales en Catalunya, Joan Sala; el director médico del centro y director de la Fundación HM Obra Social Nens, Javier Massaguer, el jefe del Servicio de Cirugía en Traumatología y Ortopedia Pediátrica y responsable de la operación, Francisco Soldado, y el padre del menor, Adrián Don.

La displasia radial o mano zamba radial es una deformidad congénita provocada por la falta del radio en el antebrazo, que hace que la mano quede desviada por falta de soporte, ha explicado Soldado, que ha ensalzado el tratamiento de la Técnica de Vilkki porque "la técnica clásica tiene muy malos resultados".

Soldado es el único profesional que realiza este procedimiento en España --se formó en Finlandia con el impulsor, Simo Vilkki-- ya que es "extremadamente compleja y de gran dificultad técnica", y ésta es la quinta intervención que realiza en el centro, la primera como jefe de servicio.

El doctor ha explicado que el objetivo de esta intervención es mejorar la situación del paciente porque "la normalización es imposible", aunque ha insistido en que merece la pena hacer la cirugía porque el menor será capaz de hacerlo prácticamente todo tras la operación.

PROCEDIMIENTO

Sobre el proceso de intervención, Soldado ha detallado que consta de dos partes: la primera se hace con un fijador externo para poner la muñeca del paciente encima del cúbito, al estirar progresivamente las partes blandas como los tendones y la piel.

La segunda parte consiste en el trasplante de una articulación del pie al antebrazo para que ésta actúe como radio, un procedimiento que el cirujano considera "muy complejo porque el calibre de los vasos del paciente son muy pequeños".

Soldado ha precisado que los huesos trasplantados crecerán al ritmo que lo hace el cúbito, por lo que "la muñeca no se va a desviar y le permitirá una mayor movilidad".

INTERVENIR A MENORES

Soldado ha argumentado que esta intervención debe hacerse antes de los ocho años porque "los menores desarrollan patrones adaptativos y aprenden a hacer las cosas a su manera" con la malformación, por lo que no se puede realizar en adultos.

El padre del paciente ha explicado que se decantaron por la Técnica Vilkki ante la perspectiva de mejora que tenía su hijo que, tras una semana de la intervención, "esta muy contento y con ganas de salir a jugar".