Publicado 08/02/2021 11:16CET

El Hospital de Bellvitge realiza una intervención pionera en el mundo en un corazón trasplantado

Imagen de la intervención que ha llevado a cabo la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Servicio de Cardiología del Hospital de Bellvitge
Imagen de la intervención que ha llevado a cabo la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Servicio de Cardiología del Hospital de Bellvitge - HOSPITAL DE BELLVITGE

BARCELONA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Servicio de Cardiología del Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha implantado, por "primera vez en el mundo", un sistema de doble prótesis valvular cardíaca por vía percutánea a un paciente con un corazón trasplantado que sufría una insuficiencia tricúspide severa.

El paciente, de 67 años de edad, recibió un trasplante de corazón hace 21 años y, a pesar de que el órgano "se ha mantenido estructuralmente sano durante todos estos años", con el tiempo ha desarrollado una insuficiencia tricúspide severa, ha informado el hospital en un comunicado este lunes.

La válvula tricúspide se encuentra entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho, y su función es evitar el retroceso de la sangre del ventrículo a la aurícula durante la contracción del corazón.

Su mal funcionamiento hace que parte de la sangre retorne "indebidamente" a la aurícula en vez de ser enviada a la arteria pulmonar, una disfunción que repercute en todo el sistema circulatorio y que puede derivar en una cirrosis hepática o una insuficiencia renal.

A diferencia del corazón normal, en el que la enfermedad de la válvula tricúspide es poco frecuente, en el paciente trasplantado la insuficiencia tricúspide es la valvulopatía "más importante", con una frecuencia que va del 20% al 60% de los casos cuando la supervivencia es larga.

En este caso, los cardiólogos del Hospital de Bellvitge han introducido mediante intervencionismo percutáneo un nuevo tipo de prótesis desarrollado recientemente y ya colocado en corazones no trasplantados.

Esta prótesis consiste en dos válvulas que se sitúan, respectivamente, en la vena cava superior y la vena cava inferior, los dos vasos que suministran la sangre desoxigenada a la aurícula derecha del corazón.

La implantación de la prótesis, que una vez colocada realiza la función de impedir el retorno de la sangre que la válvula tricúspide no puede realizar correctamente, ha sido un "éxito" y el paciente ha recibido el alta al cabo de tres días.