Publicado 14/10/2021 07:06CET

Los hombres tienen mucho mayor riesgo de morir tras una operación de pérdida de peso que las mujeres

Archivo - El coordinador de la Unidad de Innovación en Cirugía Mínimamente Invasiva del Hospital Virgen del Rocío, Salvador Morales Conde, en una operación de cirugía bariátrica por laparoscopia.
Archivo - El coordinador de la Unidad de Innovación en Cirugía Mínimamente Invasiva del Hospital Virgen del Rocío, Salvador Morales Conde, en una operación de cirugía bariátrica por laparoscopia. - EUROPA PRESS/HOSPITAL VIFRGEN DEL ROCÍO DE SEVILLA

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hombres que se someten a una cirugía bariátrica contra de la obesidad tienen cinco veces más probabilidades de morir en los 30 días siguientes a la intervención que las mujeres, y su mortalidad a largo plazo es casi tres veces mayor, según un análisis de datos nacionales de Austria que abarca 10 años.

Los resultados, presentados en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), indican que los hombres tienden a ser mayores y a tener mayores tasas de comorbilidades (condiciones de salud adversas), como enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2, en el momento de la cirugía, lo que pone de relieve la necesidad urgente de educar a los hombres sobre la importancia de tratar la obesidad antes, antes de que desarrollen comorbilidades potencialmente mortales.

"Los procedimientos quirúrgicos son una de las formas más exitosas de ayudar a las personas con obesidad extrema a perder peso, pero pueden tener complicaciones --destaca el autor principal, el doctor Hannes Beiglböck, de la Universidad Médica de Viena (Austria)--. Aunque el riesgo absoluto de morir tras la cirugía bariátrica es bajo, los resultados de nuestro amplio estudio nacional ponen de manifiesto un riesgo de mortalidad sustancialmente mayor entre los hombres en comparación con las mujeres".

Según explica, "las mujeres parecen estar más dispuestas a considerar la pérdida de peso quirúrgica a una edad más temprana, mientras que los hombres tienden a esperar hasta que tienen más comorbilidades".

La cirugía bariátrica -que consiste en procedimientos que limitan la cantidad de alimentos que se pueden consumir o reducen la absorción de los mismos- puede dar lugar a una pérdida de peso duradera y a un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas asociadas a la obesidad grave, como enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes de tipo 2 y cáncer. Sin embargo, a pesar de las tasas similares de obesidad entre hombres y mujeres, más del 70% de los pacientes que se someten a cirugía bariátrica son mujeres.

Para entender esta disparidad de género es importante determinar si la mortalidad tras la cirugía bariátrica difiere entre hombres y mujeres, ya que esto puede ser un posible obstáculo para ofrecer la cirugía de pérdida de peso a los hombres.

Para saber más, los investigadores analizaron retrospectivamente los datos de reclamaciones de salud médica del seguro estatal austriaco (el Österreichische Gesundheitskasse) que cubre alrededor del 98% de la población (unos 9 millones de austriacos en 2018).

En total, se incluyeron en los análisis 19.901 pacientes (14.681 mujeres, con una edad media de 41 años; 5.220 hombres, con una edad media de 42 años) que se habían sometido a una cirugía bariátrica (es decir, gastrectomía en manga, bypass gástrico, derivación biliopancreática o banda gástrica) entre enero de 2010 y diciembre de 2018 y se les hizo un seguimiento durante una media de 5 años (107.806 años de observación de los pacientes).

Los investigadores analizaron las diferencias específicas por sexo en las comorbilidades asociadas a la obesidad (es decir, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, trastornos psiquiátricos y cánceres) en los pacientes que murieron.

Entre enero de 2010 y abril de 2020, menos del 2% (367/19.901; 176 hombres y 191 mujeres) de los pacientes de cirugía bariátrica murieron. No obstante, las tasas globales de mortalidad postoperatoria (por año de observación) fueron casi tres veces mayores entre los hombres que entre las mujeres (0,64% frente a 0,24%), aunque las muertes fueron escasas en términos absolutos; mientras que la mortalidad a los 30 días fue cinco veces mayor en los hombres en comparación con las mujeres (25 muertes, 0,5% frente a 12 muertes, 0,1%).

Entre los fallecidos, las enfermedades cardiovasculares (84% de los hombres, 80% de las mujeres) y los trastornos psiquiátricos (51% de los hombres, 58% de las mujeres) fueron las comorbilidades más comunes. La diabetes de tipo 2 fue más frecuente en los hombres que en las mujeres que murieron (43% frente a 33%), y los cánceres fueron más frecuentes en las mujeres que en los hombres (41% frente a 30%).

"El reto ahora es comprender las posibles barreras para que los hombres se sometan a la cirugía bariátrica y habría que seguir investigando para explorar si una intervención quirúrgica más temprana en los hombres podría mejorar los resultados de mortalidad", subraya Beiglböck.

Contador