Los hematomas en torso, orejas o nariz pueden evidenciar un caso de maltrato en menores de 4 meses

Bebé, pies, prueba del talón
GETTY IMAGES / ALENAPAULUS
Publicado 28/03/2019 17:56:23CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los hematomas en torso, orejas o nariz pueden evidenciar un caso de maltrato en menores de cuatro meses, según han asegurado diversos expertos con motivo de la celebración de la XXII edición de Post AAD, organizada por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Se trata de un problema del que, tal y como han comentado los expertos, puede dar la voz de alarma a los servicios sociales los profesionales de Dermatología, recordando que sólo en Estados Unidos se registran 119.000 víctimas al año por este motivo.

Ahora bien, en el encuentro, que se va a celebrar este viernes y que precede al Congreso de la Academia Americana de Dermatología (AAD), se van a analizar otros asuntos destacados en el encuentro estadounidense como, por ejemplo, la dermatología pediátrica, estética y láser o enfermedades inflamatorias, como psoriasis o hidradenitis supurativa.

Una de las áreas que está destacando por el "gran número" de trabajos científicos presentados y por el desarrollo terapéutico de los últimos años es la dermatitis atópica, enfermedad frecuente en la infancia y que puede persistir o aparecer en la edad adulta generando un gran deterioro de la calidad de vida.

"Estos avances son gracias al conocimiento que se está produciendo en la patogénesis de esta enfermedad, sobre cómo se modifica el sistema inmunológico, la barrera cutánea e incluso el microbioma. Según diferentes estudios, el 'Staphylococcus aureus' es una bacteria que está implicada de forma importante en los brotes de esta enfermedad. De ahí que los antibióticos pueden tener un papel importante en el tratamiento de estos brotes", ha dicho el presidente de la Sección Centro de la AEDV, Pablo de la Cueva.

Existen múltiples novedades terapéuticas para la dermatitis atópica. "Es impresionante la cantidad de nuevos fármacos en investigación que hay actualmente, tanto fármacos orales, biológicos y tópicos. Se han presentado avances, por ejemplo, con los inhibidores de JAK orales (upadacitinib, baricitinib, abrocitinib), así como moléculas con diferentes mecanismos de acción frente a diversas dianas terapéuticas que modulan la respuesta inmunológica y consiguen mejorar las lesiones y los síntomas como el picor", ha dicho el especialista.

Además, el experto ha destacado que se está insistiendo mucho en explorar las alteraciones del sueño y psicológicas de estos pacientes, así como otras repercusiones en la vida diaria. "Si tras pautar tratamiento, los problemas de sueño no desaparecen debemos remitir a un especialista, psicólogo o psiquiatra, para tratar este problema. Se ha estudiado que muchos pacientes con depresión e ideaciones suicidas acuden a nuestras consultas y, por tanto, debemos explorarlo", ha añadido.

Por otra parte, en el congreso americano se han presentado nuevos dispositivos y usos del láser, por ejemplo, el láser con depósitos de partículas de plata y oro y láseres específicos de 1726 nanómetros diseñados para el tratamiento de las glándulas pilosebáceas.

"Se trata de algo innovador, porque hasta ahora se había utilizado el láser para mitigar las cicatrices generadas por el acné, pero no para tratar el acné en sí mismo. Los estudios muestran que sí es posible, con estos nuevos dispositivos, eliminar el acné de forma eficaz", ha argumentado el miembro del Grupo de Dermatología Estética de la AEDV, José Luis López Estebaranz.

Además, prosigue, se han mostrado también otros estudios que han mostrado la eficacia del uso de toxina botulínica para otras indicaciones distintas al tercio superior de la cara, como puede ser el tratamiento de la hipertrofia del músculo masetero, que puede ser útil en estética, para adelgazar en mujeres caras muy masculinas, o para tratar el bruxismo.

Finalmente, las novedades en psoriasis pasan por la ampliación de los fármacos que se están viendo eficaces en estos pacientes y por la identificación de variantes genéticas vinculadas a la enfermedad que permitan clasificar mejor a los pacientes. Se trata de una enfermedad en la que, cada vez más, se multiplica la investigación.