Hay que vacunar de gripe a niños enfermos del corazón, nefrópatas, diabéticos e inmunodeficientes

Una vacuna, vacunas, necesidad de vacunación
FLICKR - Archivo
Publicado 17/10/2018 10:26:36CET

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) ha recomendado vacunar de gripe a niños enfermos del corazón, nefrópatas, diabéticos, inmunodeficientes, en tratamiento crónico con salicilatos y que vivan en instituciones.

El colectivo pediátrico que más frecuentemente recibe la vacuna inactivada es el de niños asmáticos. "La vacunación anual es la mejor estrategia para reducir el número de afectados de la gripe. A la clásica recomendación de vacunar a los niños con enfermedades crónicas, crece la tendencia de recomendación de vacunar a todos los niños sanos a partir de los 6 meses", ha especificado el pediatra de Atención Primaria, el doctor Josep de la Flor.

La gripe es una infección muy frecuente y de gran impacto en salud pública, pero poco diagnosticada en Pediatría al confundirse generalmente con otras infecciones respiratorias virales.

La tasa de ataque es más elevada en niños, que actúan como principales transmisores de la enfermedad a otros grupos de riesgo. El periodo de incubación es de 48 a 72 horas y la enfermedad dura de dos a cinco días. La tos residual, con disfunción de las vías aéreas inferiores, y un estado de fatiga y, a veces, de anorexia y depresión, especialmente en adolescentes, pueden durar semanas.

La gripe pediátrica se manifiesta como un cuadro catarral completo de inicio súbito, acompañado por fiebre alta y mayor sintomatología sistémica, pero en lactantes y preescolares es difícil de diferenciar de otras infecciones víricas respiratorias. Las complicaciones son frecuentes y generalmente leves. La otitis media es la más habitual, pero la neumonía es la principal causa de hospitalización en un niño con gripe, afectando generalmente a menores de cinco años.

Paralelamente, los pediatras han manifestado que debe recomendarse la vacunación a mujeres gestantes durante la estación gripal, entre octubre y marzo, dado que la gripe es potencialmente más grave durante el embarazo. La gestante vacunada de gripe, no obstante, protege indirectamente al bebé durante los seis primeros meses de vida. También, han puntualizado, debe vacunarse a los contactos domiciliarios o cuidadores de personas de alto riesgo.

EFICACIA DE LA VACUNA Y TRATAMIENTO

La eficacia de la vacuna, que depende fundamentalmente de la concordancia entre los virus previstos y los realmente circulantes, oscila entre el 70 y el 80 por ciento, aunque es menor en niños, especialmente en menores de 2 años.

En España, la gripe aparece en otoño e invierno, con una epidemia anual de unas ocho semanas de duración. Diciembre y enero son los meses con más frecuencia de inicio del brote epidémico en los últimos años. La epidemia suele durar de cuatro a ocho semanas.

La circulación simultánea de dos o tres cepas de virus entre la comunidad puede comportar la prolongación de la estación gripal hasta tres o más meses. El impacto socioeconómico de esta enfermedad es enorme en visitas ambulatorias, a servicios de urgencias, antitérmicos, antibióticos, y absentismo escolar y laboral.

Por su parte, el tratamiento de la gripe es fundamentalmente sintomático. Los antibióticos están contraindicados, pero la administración de paracetamol o ibuprofeno y el reposo es casi imprescindible para escolares y adolescentes que definen su estado como de 'mareo', además de ofrecerles abundante líquido para ingerir.