¿Qué hacer ante una hemorragia nasal? ¡Nunca hay que taponar la nariz!

Actualizado 24/12/2018 10:21:39 CET
¿Cómo Actuar Si Tu Hijo Sangra Por La Nariz?
ISTOCK - Archivo

   MADRID, 24 Dic. (EDIZIONES) -

   Prácticamente a todas las personas, en algún momento de nuestra vida, nos ha sangrado la nariz. Se trata de algo muy frecuente, especialmente en las edades extremas de la vida, en la infancia y en la tercera edad.

   "Las causas difieren según el periodo. En el caso de los niños puede darse por ejemplo por el golpe directo de un balonazo, o por hurgarse la nariz demasiado; mientras que en los mayores suelen deberse a la fragilidad de la pared del vaso sanguíneo en la fosa nasal. De hecho, con la edad es más fácil que se rompa el vaso sanguíneo, y obviamente más en la fosa nasal", advierte a Infosalus en una entrevista el médico del Plan de Salud de Cruz Roja Española, Juan Jesús Hernández.

   Desde el punto de vista médico explica que se trata de una hemorragia interna que se exterioriza por un orificio natural, en este caso la nariz. "La gran mayoría son autolimitadas, es decir, que en pocos minutos se van a controlar. Tiene que haber un problema médico o una lesión médica más traumática para que realmente se compliquen y necesiten de un traslado a Urgencias", precisa el experto.

   De hecho, insiste en que normalmente, sin hacer nada, en 10 minutos aproximadamente las hemorragias nasales se controlan. "El primer auxilio que hay que realizar siempre es la presión sobre la fosa que sangra. Nunca hay que taponar con un papel o un algodón, siempre está contraindicado porque no hace realmente nada", precisa el especialista en primeros auxilios.

   Sobre cómo intervenir frente a un sangrado nasal, primero y sobre todo después de un golpe, Hernández aconseja valorar que no se presente un dolor excesivo tras la presión directa en la nariz, ya que en ese caso habrá que proceder al traslado al centro médico por posible fractura.

   Si no hay dolor, la siguiente indicación es presionar de forma directa la zona externa de la nariz, en concreto sobre la fosa sangrante, y más concretamente precisa que en el reborde del hueso de la nariz, donde se inicia la aleta de la misma. "Es en este punto donde hay que presionar, y además con la cabeza inclinada hacia delante siempre. Hay que presionar sobre el reborde, especialmente inclinada la cabeza hacia abajo, para evitar que aparezca una sensación de asco y de vómito, que puede empeorar la situación, o que la persona se atragante con su propia sangre y surja un problema peor", explica.

   El médico de la Cruz Roja precisa que únicamente procederá al taponamiento de la fosa nasal el facultativo del centro de salud o de socorro en caso de que lo considere necesario, pero nunca debe realizarlo ninguna persona que no sea sanitaria. Simplemente, según insiste, con la presión directa en la fosa nasal sangrante en 10 minutos debería controlarse el sangrado. Si no se resuelve en ese tiempo aproximado se deberá entonces acudir a Urgencias, aconseja Hernández.

   Otro de los peligros de taponar con algodón la fosa nasal sangrante es que este material suelta pelo, que a su vez puede incidir en la cicatrización de la hemorragia. "En algunos casos, además, se corre el peligro de que ese algodón en forma de bolita sea aspirado y se desplace hacia la parte posterior de la fosa nasal. Entonces, no sólo tendremos hemorragia nasal, sino también un cuerpo extraño que tendrán que extraer en el centro de salud. Con lo cual los taponamientos representan parte de un tratamiento que debe hacer siempre el personal sanitario", reitera el experto.

   Por otro lado, y una vez se haya controlado la hemorragia, el especialista recomienda no sonarse la nariz en al menos una hora, ya que si no se corre el riesgo de que el coágulo formado se vuelva a romper y se reinicie el sangrado.

HEMORRAGIAS NASALES ESPECIALES

   El doctor Hernández destaca un aspecto muy importante sobre las hemorragias nasales en los casos de grandes traumáticos, personas que se encuentran inconscientes tras una caída o accidente, ya que una hemorragia con alteración de conciencia, después de un gran traumatismo, puede indicar que lo que hay es una fractura de los huesos del cráneo.

   "Se trata en este caso de una situación muy grave, que precisa llamar al 112 cuanto antes. Además, hay que mover al afectado lo menos posible porque se corre el riesgo de hacerlo de forma inadecuada y, en consecuencia, de generar una lesión medular. Estas fracturas se manifiestan con hemorragias que salen por el oído o por la nariz, o a través de un hematoma alrededor de los ojos. Aquí tampoco se haría taponamiento porque si se tapona se puede aumentar la presión intracraneal. Pero son casos excepcionales", alerta.

   Por otro lado, el experto de la Cruz Roja pide tener en cuenta aquellas personas que están en tratamientos farmacológicos que interfieren en la coagulación, y por tanto que harán que la evolución de esa hemorragia nasal sea peor. "En estos casos la hemorragia va a ser más difícil de controlar porque tomo una medicación que evita que tenga coágulos. Con lo cual, siempre que haya hemorragia, siempre necesita este paciente una valoración médica más rápida porque ya tomo algo que me impide que coagule", subraya.