Publicado 09/09/2021 13:39CET

El Grupo Español de Linfomas estima que entre el 40-50% de pacientes con linfoma podrían necesitar la tercera dosis

Dolores Caballero y Natacha Bolaños
Dolores Caballero y Natacha Bolaños - SEHH

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Aproximadamente entre el 40 y el 50 por ciento de los pacientes con linfoma podrían ya no tener anticuerpos contra la Covid-19, por lo que necesitarían la tercera dosis de la vacuna, según ha estimado la presidenta de la Fundación GELTAMO (Grupo Español de Linfomas), Dolores Caballero, apoyándose en los datos de un estudio que está realizando el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH) de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

Así se ha pronunciado la experta durante la rueda de prensa organizada por la SEHH con motivo del Día Mundial del Linfoma, que se celebra el próximo miércoles. "En la SEHH se está estudiando la efectividad de la vacunación en cerca de 400 pacientes receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) y/o de células CAR-T, algunos de ellos con linfoma", ha precisado la experta.

Así, esta investigación muestra cómo "los pacientes con linfoma que han recibido terapia CAR-T parecen tener peor respuesta a la vacuna que otros enfermos hematológicos". Aunque estos datos tienen que confirmarse, "son un punto de partida importante". En este sentido, según el estudio, "se estima que solo entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes que han recibido un trasplante van a necesitar la vacuna; probablemente entre el 20 y el 30 por ciento de las hemopatías mieloides también, mientras qu, en los enfermos con linfoma, quizá entre el 40 y el 50 por ciento de ellos necesiten la vacuna", ha detallado Caballero, para después asegurar que medir los anticuerpos puede ayudar a saber a qué pacientes es necesario administrar tercera dosis.

En este sentido, ha informado también del impacto que ha tenido la pandemia por Covid-19 sobre el linfoma. "Hay datos que dicen que en los pacientes con linfoma, la infección por Covid, y sobre todo en aquellos que desarrollaban neumonía, se asoció con una mortalidad muy elevada, pues más del 30 por ciento de los que ingresaron en hospitales con linfoma y neumonía fallecieron", ha señalado la presidenta de la Fundación GELTAMO.

Asimismo, la pandemia ha impactado en el diagnóstico, sobre todo en la primera ola. "En los meses siguientes a la primera ola, los enfermos venían con una enfermedad muy avanzada", ha recordado la doctora, para matizar que, gracias a las medidas a las que están acostumbrados los enfermos inmunodeprimidos, "quizá estos se infectaron menos de lo que se infectó la población general".

EXPECTATIVAS DE LA INMUNOTERAPIA CELULAR ADOPTIVA BASADA EN LINFOCITOS T

En España, la terapia CAR-T se administra, previa indicación del hematólogo, en pacientes con linfoma B difuso refractario sin más opciones terapéuticas. "Sus 3 resultados en nuestro país son muy similares a los reportados por otros países europeos", indica la doctora Caballero.

Según los resultados preliminares de un estudio de vida real con CAR-T liderado por GELTAMO, "una tercera parte de estos pacientes ya son largos supervivientes. Y las expectativas de esta terapia son infinitas, con nuevas indicaciones y nuevos CAR-T que llegarán en los próximos años", señala. Junto a ello, "los anticuerpos monoclonales biespecíficos y otras pequeñas moléculas están dando resultados muy esperanzadores en pacientes con linfoma".

Por su parte, a la gerente de Alianzas Globales en Lymphoma Coalition, Natacha Bolaños le preocupan "las barreras de acceso a las terapias CAR-T, como la falta de reembolso en algunos países, aunque no es el caso de España; los estrictos criterios de inclusión por indicación, o problemas logísticos tales como la capacidad hospitalaria o la manufactura", explica. "A esto hay que sumarle el hecho de que nos encontramos inmersos en un escenario de pandemia y post-pandemia, lo que implica mayores desafíos", añade. El acceso a esta inmunoterapia "no es equitativo en Europa, pues solo unos pocos países han aprobado el reembolso para el tratamiento del linfoma B difuso refractario sin más opciones terapéuticas".

Con respecto a la pandemia, "es claro y contundente que ha impactado en el ámbito clínico, pero también ha afectado significativamente a la necesidad de información de los pacientes", apunta la representante de Lymphoma Coalition. "Al principio, los datos fueron escasos, confusos y muy imprecisos, y no estaban para nada armonizados", afirma. En este sentido, "las organizaciones de pacientes han reportado un aumento promedio del 45 por ciento en la demanda de información y soporte directamente relacionadas con la infección por COVID-19 y con las consecuencias en sus tratamientos o en la planificación de ensayos clínicos".

Por último, Bolaños ha trasmitido su satisfacción ante la aprobación de la tercera dosis de la vacuna de la Covid-19 en los pacientes que lo necesiten. "Celebramos que se esté hablando de tercera dosis en los pacientes, sobre todo porque al principio de los programas de vacunación nos preocupaba que no se estuviese priorizando en primera línea a las personas con cáncer, pero entendemos que ha sido un aprendizaje para todos", ha apuntado.

Contador