Actualizado 30/09/2010 18:35 CET

Gripe.- La campaña de vacunación comienza este viernes en Cataluña

Los obesos mórbidos se incluyen en los grupos de riesgo

BARCELONA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La campaña de vacunación contra la gripe comenzará este viernes en Cataluña, con la inclusión de los obesos mórbidos en los grupos de riesgo, además de crónicos, mayores de 60 años y sanitarios, como principal novedad.

Las personas obesas --se calcula que unas 95.000 en Cataluña-- sufren más riesgos y complicaciones respiratorias al sufrir una gripe, según se evidenció en la campaña del año anterior, en que la gripe A H1N1 desplazó a la gripe común.

Como en el resto del Estado, las 1.420.000 vacunas que se administrarán hasta noviembre en el territorio catalán cuentan este año con las tres cepas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En concreto, del virus de la gripe A, del que se espera escasa presencia este año --en el hemisferio sur se ha registrado una escasa circulación de la gripe A--, y también de virus estacionales de otros años como el A y el B.

Tras la temporada anterior, marcada por la irrupción de la gripe A, actualmente se registra menos circulación de virus en general, y previsiblemente la gripe volverá a vivir su auge con la llegada del invierno y del frío en diciembre, y volverá a afectar a mayores y ancianos, que el año pasado quedaron más inmunizados, además de niños.

El año pasado tuvo lugar una campaña de vacunación específica para la gripe estacional y otra concreta para la pandémica --que apenas consiguió una cobertura del 25% de los grupos de riesgo--. El mayor apogeo de la gripe, mayoritariamente del tipo A H1N1, registró un comportamiento claramente avanzado respecto a la gripe estacional.

VACUNAS MÁS POTENTES

Otra de las novedades de este año es el aumento a 270.000 del número de vacunas adyuvadas --con una respuesta inmune potenciada-- para las personas institucionalizadas --bomberos, policías y personal de protección civil-- y para los mayores de 80 años, principalmente, por su mayor vulnerabilidad.

La vacunación reduce entre un 70 y un 80 por ciento la mortalidad entre las personas mayores. La incidencia de la gripe durante las epidemias oscila entre el 5 y el 20 por ciento en la población general, y llega al 50 por ciento o más entre personas internadas en instituciones cerradas.