Actualizado 07/04/2010 19:43 CET

El Gobierno andaluz aplaude la posibilidad contemplada por Sanidad de prohibir las expendedoras de bollería en colegios

SEVILLA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía aplaudió el anuncio elevado hoy por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, quien ha avanzado que su departamento "contempla" la posibilidad de prohibir que en los colegios existan máquinas expendedoras con "alimentos no recomendables para los niños", como la bollería industrial o los 'snacks', dentro del nuevo Proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria que lidera la ministra.

Fuentes de la Consejería del ramo consultadas por Europa Press aludieron, al hilo de ello, a los "intentos" que desde el propio departamento que dirige María Jesús Montero se han estado llevando a cabo en los últimos años "para sustituir las máquinas expendedoras de bollería por otras de alimentos saludables, como la fruta".

Pese a estos "intentos", las mismas fuentes admitieron las "dificultades técnicas" que se han venido encontrado para poder llevar a efecto este cambio, entre ellas, "la viabilidad de una expendedoras de piezas de fruta, debido a que es un producto muy perecedero en tan sólo días".

Por su parte, la ministra de Sanidad explicó hoy en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press que el objetivo de su medida sería el de "ayudar a que los niños no sean los prescriptores de sus propios alimentos y puedan así comer más sano".

"No hay alimentos prohibidos, pero sí los hay que son poco recomendables para la dieta infantil por la gran cantidad de sal, las grasas saturadas o las grasas 'trans' que contienen", defendió la ministra del ramo, quien dijo que en este tema, "que preocupa mucho", se está trabajando desde hace varios años, aunque "el problema es que la obesidad no es sólo competencia de este ministerio", puntualizó.

En opinión de Jiménez, la prevalencia de la obesidad infantil "está muy ligada a los cambios sociales en España", por los cuales los niños "ya no aprenden a comer con la familia, no comen alimentos cocinados por la familia y pasan más horas dedicadas al ocio sedentario".

Sea como fuere, Jiménez aseguró que el Ministerio tiene intención de acordar todas las medidas con la industria alimentaria, "que a través de determinados códigos de autorregulación colaborará también en el fomento de hábitos alimenticios más sanos", adelantó.