GAfPA hace un llamamiento para lograr la remisión en las enfermedades reumáticas inflamatorias

Archivo - Imagen de archivo de una persona con artritis reumatoide.
Archivo - Imagen de archivo de una persona con artritis reumatoide. - HOSPITAL LA LUZ - Archivo
Publicado: jueves, 13 junio 2024 14:26

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Alianza Global para el Acceso de Pacientes (GAfPA, por sus siglas en inglés) ha presentado el 'Glosario sobre el valor de lograr la remisión en enfermedades reumáticas inflamatorias', donde ofrece una imagen del impacto clínico, social y económico que tienen estas enfermedades.

En este punto, la GAfPA hace un llamamiento a los responsables políticos de toda Europa para que respalden de "manera urgente" que la remisión sea el objetivo de tratamiento para más pacientes que padecen enfermedades reumáticas inflamatorias, "priorizando para ello la atención y el tratamiento óptimos, así como un diagnóstico más rápido y oportuno".

El Glosario, presentado en una reunión enmarcada en el congreso de la Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología (EULAR), pone de manifiesto que lograr la remisión puede disminuir el uso de los hospitales y reducir los costes anuales para los pacientes y los sistemas sanitarios.

Además, puede mejorar la calidad de vida de las personas, los resultados de salud física y mental y reducir las comorbilidades y la mortalidad, así como empoderar a las personas para que puedan llevar una vida satisfactoria y económicamente productiva.

Según los expertos, una enfermedad reumática inflamatoria, como la artritis reumatoide o la espondiloartritis, puede mermar considerablemente la calidad de vida de los pacientes que la padecen: puede afectar a la movilidad, la salud mental y la intimidad, provocar dolor y fatiga o empeorar la situación económica debido a una pérdida de productividad o a una reducción de la jornada laboral.

En la actualidad, los especialistas aseguran que no existe una cura para estas afecciones, pero un diagnóstico temprano y el inicio inmediato de la atención médica, combinados con la necesidad urgente de dar con un tratamiento óptimo, pueden contribuir a erradicar los signos de la enfermedad en los pacientes.

Sin embargo, a pesar de los avances en el abanico de opciones terapéuticas existentes, "sigue habiendo muchas personas que no reciben la atención óptima que les permita lograr la remisión", apuntan los expertos.

Las enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas, como la artritis reumatoide, cuestan a la UE unos 300.000 millones de euros al año por la pérdida de productividad y el absentismo laboral. Para 2030, el 50 por ciento de la población en edad de trabajar de los Estados miembros de la UE podría tener diagnosticada alguna de estas enfermedades.

"Los avances logrados en la tecnología y los tratamientos deberían haber propiciado una edad de oro de la atención reumatológica, pero no ha sido así. Sin un mayor empuje por parte de los responsables políticos y los sistemas de salud, y sin empoderar a los pacientes para que traten de lograr el mejor resultado posible, la remisión y los beneficios que conlleva seguirán estando innecesariamente fuera del alcance de muchos". ha destacado el director sénior de la Alianza Europea para el Acceso de Pacientes, Neil Betteridge.

El profesor Anthony Woolf, director de GAfPA, asegura que "lograr la remisión brinda a los pacientes la libertad de vivir sin los síntomas debilitantes de estas enfermedades, al tiempo que libera a los sistemas sanitarios de gastos considerables".

"A día de hoy, hay muchos pacientes que no reciben la atención óptima cuando la necesitan. El diagnóstico suele ser demasiado lento y el tratamiento no se inicia con la suficiente rapidez. Abordar estos obstáculos será crucial para garantizar que la remisión sea un objetivo realista para la mayor cantidad posible de pacientes afectados por enfermedades reumáticas inflamatorias", ha añadido Woolf.

Por su parte la presidenta de la Asociación Italiana de Personas con Enfermedades Reumáticas y Raras (APMARR), Antonella Celano, ha valorado las mejorías de la remisión. "Ha supuesto que vuelvo a ser dueña de mi tiempo. Me ha dado tiempo para vivir una vida mejor y volver a pensar en el futuro, para empezar a planificar mi vida de nuevo, desde el trabajo hasta las relaciones sociales. La enfermedad no ha desaparecido, pero gracias a la adhesión al tratamiento, a que sigo las indicaciones del médico y al apoyo psicológico que recibo, combinado con unos hábitos de vida saludables, ahora puedo llevar una vida normal", ha explicado.