La fisioterapia reduce la morbilidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes con Parkinson

El ejercicio físico preventivo pautado por un fisioterapeuta puede ayudar a evit
FLICKR - Archivo
Publicado 10/04/2019 11:40:20CET

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La fisioterapia en el tratamiento del Parkinson puede ayudar a reducir la morbilidad y mejorar la calidad de vida, según ha destacado el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) en el marco del Día Mundial del Parkinson, que tiene lugar el 11 de abril.

En este sentido, Roberto Cano, doctor en Fisioterapia y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid, ha explicado que el tratamiento de fisioterapia por parte de especialistas "debe" comenzar lo antes posible en el abordaje de esta patología. Sin embargo, ha explicado que las tasas de derivación a fisioterapia de pacientes con Parkinson son bajas, debido a la escasez de estos servicios, por lo que ha puesto de relieve que "los servicios públicos deberían potenciar la asistencia de Fisioterapia para estos pacientes".

También ha definido los objetivos de la fisioterapia, los cuales se fundamentan en prevenir las rigideces articulares, reforzar el equilibrio y las reacciones posturales, reeducar las transferencias, fortalecer la musculatura debilitada, corregir los acortamientos musculares, ganar expresividad facial, mejorar la función respiratoria e intestinal y aliviar el dolor.

Por otra parte, la fisioterapia debería centrarse en seis áreas: las transferencias, la postura, el funcionamiento de las extremidades superiores, el equilibrio, la marcha y la capacidad física, y la actividad, según ha destacado el experto. Para ello, se trabaja con terapia manual, estiramientos, trabajo del control postural, ejercicio aeróbico, fisioterapia respiratoria y terapia acuática. Asimismo, ha explicado el uso de la terapia con realidad virtual y videojuegos o la musicoterapia.

Por último, el doctor concluido que la sociedad está cada vez más sensibilizada con esta enfermedad que afecta al 1 por ciento de la población mayor de 60 años y que presenta una incidencia de entre 8 y 18 casos por 100.000 habitantes.