Publicado 08/09/2021 17:49CET

Los fisioterapeutas reclaman una mayor presencia para ayudar a los enfermos de Covid-19 persistente

Archivo - Soldado evaluado por un fisioterapeuta.
Archivo - Soldado evaluado por un fisioterapeuta. - JOHN LISTON - Archivo

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial de la Fisioterapia, que se celebra este miércoles, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha reclamado una mayor presencia para ayudar a los enfermos de Covid-19 persistente, según se estima serían más de 500.000 en España.

Según los expertos, el número de casos crecerá en los próximos meses, lo que implica la necesidad inaplazable de prestar una mayor atención al Covid persistente, generando protocolos de recuperación, dando una respuesta a quienes sufren cuadros agudos que requieren una baja laboral, etc.

"Más de 500.000 personas padecen las secuelas del Covid persistente en nuestro país y los fisioterapeutas reclamamos una mayor presencia en los equipos multidisciplinares que tratan a este tipo de pacientes, para que podamos ayudar a agilizar su recuperación y abordarla en las mejores condiciones", señala Aurora Araújo, decana del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM).

"Es lógico que las autoridades se hayan volcado en medidas que frenan el avance de la pandemia, como la vacunación masiva, pero estamos viendo un problema sanitario emergente que hay que empezar a abordar ya", continúa la decana del CPFCM.

El número de fisioterapeutas ya era muy escaso en hospitales y en centros de salud. La llegada del Covid persistente "hace imprescindible aumentar el número de profesionales, para lograr que las personas afectadas puedan retomar una vida normal cuanto antes", añade.

La participación de los fisioterapeutas ayuda a las personas que sufren Covid persistente a recuperar la movilidad, la fuerza y a mejorar la respiración, entre otros beneficios. En los casos más graves, la colaboración de la fisioterapia reduce notablemente el tiempo que los pacientes tienen que estar en la UCI. Cada enfermo pasa, de media, dos días menos en estas unidades cuando le atiende un fisioterapeuta, lo que descongestiona los hospitales, dejando camas libres para otras personas que puedan necesitar su ingreso.

También supone un importante ahorro económico, ya que el coste diario de un paciente en la UCI asciende aproximadamente a 1.500 euros. Por tanto, la participación de los fisioterapeutas se traduce en un ahorro para el sistema sanitario de 3.000 euros por enfermo en cuidados intensivos.

Contador