La Federación Española de Donantes de Sangre pone en marcha la campaña estival de donación 'Olimpiada Roja 2017'

Actualizado 04/07/2017 12:01:20 CET
Federación Española de Donantes de Sangre pone en marcha su campaña estival
FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE DONANTES DE SANGRE

   MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Federación Española de Donantes de Sangre ha puesto en marcha, con el apoyo de la Fundación Nacional FUNDASPE, 'Olimpiada Roja: Campaña Nacional de Donación de Sangre, Verano 2017', con el objetivo de animar a donantes fidelizados y habituales a donar sangre durante la época estival e invitar a aquellos que no lo son a hacerlo por primera vez.

   "Un año más animamos a los donantes fidelizados y habituales a hacer su donación antes de salir de su domicilio, aunque también pueden donar en el lugar donde se encuentren de vacaciones y, por supuesto, si aún no eres donante, acércate a donar este verano, tu decisión no cambiará tu vida, pero sí las de los enfermos o accidentados que te necesitan", han subrayado los organizadores de la campaña.

   A pesar de que en verano se trastocan las necesidades de donaciones debido a la movilidad de los donantes más frecuentes, desde la federación han explicado que "las necesidades y la cobertura de las mismas en España siguen siendo similares a años anteriores como demuestran las estadísticas nacionales, gracias a la manifiesta solidaridad de nuestro colectivo y la excelencia de nuestros profesionales sanitarios".

   "Las enfermedades no toman vacaciones y, por tanto, los hematíes, plasma, plaquetas, células madre, derivados plasmáticos o medicamentos, en definitiva, todo lo que tiene su origen en la donación de sangre, son elementos imprescindibles para superar tantas y tantas patologías, pero antes, como antesala a la transfusión, está la donación, está tu gesto solidario y vital, a partir de ahí, cualquier problema quedará resuelto", han recalcado.

   Además, desde esta entidad han añadido que, gracias a estas donaciones, cada día se realizan en España "algo más" de seis mil transfusiones, "lo que implica 80 vidas salvadas cada día por efecto exclusivo e imprescindible de la sangre donada en cualquiera de sus componentes; y la recuperación o mejora de calidad de vida de otros 375 enfermos o accidentados también cada veinticuatro horas".