En la fecundación 'in vitro' las mujeres obesas pueden necesitar mayor dosis del fármaco necesario

Actualizado 07/10/2014 0:23:37 CET
óvulo fecundado
FUNDACIÓ PUIGVERT/CEDIDA

(Esta noticia está embargada hasta las 18.00 horas)

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Las mujeres obesas pueden necesitar una dosis diferente de medicamentos que las mujeres de peso normal con el fin de que la recogida de sus óvulos para la fecundación 'in vitro' (FIV) tenga éxito, según un nuevo estudio publicado en 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism'. La FIV es un tipo de tecnología de reproducción asistida que se utiliza para ayudar a las mujeres a quedarse embarazadas.

Esta técnica implica unir los espermatozoides con un óvulo fuera del cuerpo y luego transferir el embrión resultante al útero, por lo que su objetivo es recoger el mayor número de huevos posible para asegurar un ciclo exitoso de FIV. Como parte del proceso de recogida de óvulos, las mujeres reciben un medicamento llamado antagonista de la GnRH para evitar que el cerebro dé la señal de ovulación demasiado pronto y arruine la recopilación de ovocitos.

"Si el antagonista de la GnRH se elimina del cuerpo de una mujer con demasiada rapidez, existe el riesgo de que el cerebro indique al cuerpo que libere los óvulos de los ovarios antes de tiempo", explica uno de los autores del estudio, la doctora Nanette Santoro, de la Universidad de Colorado en Denver, Estados Unidos.

"Nos sorprendió encontrar que las mujeres obesas tenían más probabilidades de experimentar esto y, tal vez, sea una de las razones por las que las mujeres con sobrepeso y obesidad tienen un mayor índice de ciclos de FIV fallidos que las mujeres con peso normal", agrega.

Los autores del trabajo examinaron la tasa de absorción de la medicación en diez mujeres obesas y otras diez de peso normal y dieron a cada participante una dosis de un antagonista de la GnRH utilizado en los procedimientos de FIV. Para determinar la rapidez con que se absorbe el medicamento, se tomaron muestras de sangre de las participantes con frecuencia durante seis horas, ocho horas después de la administración del medicamento.

La investigación reveló que el antagonista de la GnRH se eliminó del cuerpo de las mujeres obesas con mayor rapidez que de las mujeres con peso normal. Además, la mitad de las obesas registró un repunte de la hormona luteinizante, la que hace que el cuerpo libere óvulos, durante el periodo de seguimiento de 14 horas.

"Nuestros resultados indican que las mujeres obesas pueden necesitar un régimen de dosificación diferente o un aumento del medicamento para mejorar los resultados del tratamiento de fertilidad", subraya Santoro. "Teniendo en cuenta el costo de la FIV y el estrés de la infertilidad, es importante maximizar las posibilidades de cada mujer de concebir un niño", concluye.