Actualizado 18/07/2008 17:49:35 +00:00 CET

Los factores de riesgo cardiovascular disminuyen la supervivencia de pacientes trasplantados de hígado, según un estudio

SEVILLA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) - Los pacientes que requiere tratamiento con insulina debido a su diabetes, así como los antecedentes de patología cardiovascular previa a un trasplante de hígado, se asocian a una mayor mortalidad en este tipo de enfermos, según se desprende de un estudio presentado durante el XIV Congreso Anual de la Sociedad Internacional de Trasplante de Hígado, que se ha celebrado recientemente en París (Francia). Dicho trabajo, realizado en 15 hospitales españoles, contó con la participación de 1.500 pacientes, que se sometieron a un trasplante hepático entre 2001 y el primer semestre de 2004. De ellos, 286 pacientes son andaluces, siendo los hospitales Virgen del Rocío de Sevilla, Reina Sofía de Córdoba y Carlos Haya de Málaga lo centro de la comunidad que han participado en la citada investigación Para medir la supervivencia de estos pacientes, además de los factores de riesgo cardiovascular, los investigadores de dicho trabajo contemplaron igualmente otras variables, entre ellas el tratamiento inmunosupresor. Según los resultados obtenidos después de tres años de trabajo, los pacientes tratados con 'tacrolimus' tuvieron una mejor supervivencia que los tratados con 'ciclosporina'. No obstante, el doctor Ignacio Herrero, de la Unidad de Hepatología de la Clínica Universitaria de Navarra y quien presentó en París el estudio, se mostró cauto con la conclusión del mismo. Así, reconoció y que el estudio "no es aleatorio, ya que cada hospital ha indicado el inmunosupresor que considera mejor para cada caso". En este contexto, agregó, "los datos hasta ahora reflejan que los pacientes con tacrolimus tuvieron una mortalidad inferior a los que recibieron ciclosporina". FACTORES DE RIESGO Y ANTECEDENTES En los últimos años, y gracias a los avances en el campo de los trasplantes, los pacientes con un perfil cardiovascular desfavorable ya se someten a dichos trasplantes, lo que en épocas anteriores habría sido motivo de rechazo como candidatos. Por ello, el objetivo del mencionado estudio se centró en constatar el impacto sobre la supervivencia de los pacientes con factores de riesgo cardiovascular, así como de aquellos con antecedentes de patología cardiovascular. En cuanto a los factores de riesgo, el doctor Herrero señaló que los principales son la diabetes, el tabaco, la hipertensión arterial, la dislipemia --elevados niveles de colesterol y triglicéridos-- y la obesidad. "El tener diabetes y que la misma requiriera tratamiento con insulina es un factor de riesgo evidente que se ha asociado a mortalidad en el estudio que hemos hecho", explicó. Además, según los datos recogidos, los antecedentes de patología cardiovascular presentes en algunos pacientes, como arritmia, infarto, angina de pecho o un accidente cerebro vascular agudo, influyen de manera negativa y aumentan el riesgo de mortalidad. "La mortalidad por patología cardiovascular siempre se ha considerado tardía", afirmó este experto, que agregó en este sentido que el estudio "está proyectado para que la recogida de datos no sea menor de cinco años". TASAS PORCENTUALES DE SUPERVIVENCIA Con todo, indicó que "ya hemos encontrado en este corto plazo de tres años que los pacientes que tienen mayor riesgo de mortalidad son los diabéticos, los que tienen antecedentes de patología cardiovascular, los de mayor edad o los que padecen insuficiencia renal", aclaró. En concreto, la tasa de supervivencia de los pacientes al año del trasplante fue del 88 por ciento, a los dos años del 83 por ciento y al tercero año del 80 por ciento. "Ello es comparable a lo que encontramos en la literatura internacional y en otros programas de trasplantes de grupos estadounidenses y europeos", agregó. Anualmente en España se realiza una media de 1.000 trasplantes de hígado.