Actualizado 13/05/2020 17:11 CET

Expertos resaltan que la pandemia de Covid-19 ha revelado el potencial de la telemedicina

Nota Y Foto Telemedicina
Nota Y Foto Telemedicina - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El doctor Lee H. Schwamm, director del Centro de Telemedicina del Hospital General de Massachusetts y vicepresidente de Atención Virtual de Partners Healthcare, y sus compañeros han subrayado que la atención virtual, al derrumbar las barreras del tiempo y la distancia, es "ideal" para "proporcionar una atención centrada en el paciente, de menor coste, más conveniente y con mayor productividad que los métodos tradicionales de atención, especialmente durante una pandemia".

"Será importante que los sistemas de salud cosechen los beneficios de esta innovación digital para rediseñar la prestación de atención a pacientes hospitalizados y ambulatorios ahora y en un futuro próximo, a medida que pasemos de la oleada clínica a la fase de recuperación", explica Schwamm, cuyo trabajo se ha publicado en la revista 'The Lancet Digital Health'.

En su trabajo, los investigadores describen con mayor profundidad dos innovaciones fundamentales en la prestación de cuidados virtuales para pacientes hospitalizados: rondas virtuales y un sistema de comunicación por intercomunicación virtual.

Las rondas virtuales buscan rediseñar las rondas médicas tradicionales, en las que un gran número de sanitarios se apiñan frecuentemente alrededor de una pantalla de ordenador o de los resultados de una prueba para discutir las opciones de tratamiento. Con las rondas virtuales como medio del llamado distanciamiento médico, uno o dos profesionales están físicamente presentes en una sala de hospital, mientras que todos los demás miembros del equipo multidisciplinario se unen a distancia desde su casa u otros lugares del hospital.

El sistema de comunicación virtual por intercomunicación permite a los médicos vigilar a los pacientes y comunicarse con ellos a través de pantallas de vídeo desde cualquier lugar del hospital y presentar un rostro humano a los pacientes aislados, cuyo único otro contacto personal suele ser con los proveedores que están totalmente vestidos, enmascarados y enguantados.

"Estos enfoques nos han permitido ofrecer una atención excepcional durante un período de contagio masivo, a la vez que se preserva el equipo de protección personal en escasez, se reduce el tiempo de exposición del personal y se realizan encuentros compasivos y tranquilizadores a través de sesiones de vídeo siempre que se requiere atención", argumenta el científico.