Publicado 25/05/2022 13:55

Expertos resaltan la importancia de identificar los nódulos tiroideos malignos que precisan cirugía

Archivo - Médico y paciente. Tiroides
Archivo - Médico y paciente. Tiroides - PEAKSTOCKI/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha resaltado, con motivo del Día Mundial del Tiroides, que se celebra este miércoles 25 de mayo, la importancia de identificar los nódulos tiroideos malignos que precisan cirugía.

En concreto, la sociedad científica remarca el papel de este especialista en el momento de realizar un estudio exhaustivo del nódulo tiroideo que contempla la ecografía tiroidea y la punción aspirativa si se requiere.

La reunión anual del Área de Tiroides de la SEEN, que se celebrará en los próximos días, se va a centrar precisamente en los nódulos tiroides, ya que, según la coordinadora del Área de Tiroides de la SEEN, Elena Navarro, son un motivo de consulta cada vez más frecuente en Endocrinología "por al aumento de exploraciones radiológicas (ecografías, TACs, PETs) realizadas en el contexto de otras enfermedades que localizan nódulos en el tiroides".

"Sin estas exploraciones, pasarían inadvertidos al no ocasionar sintomatología, y lo importante en esta patología es descartar una neoplasia maligna, aunque solo un 4-10 por ciento de los nódulos son malignos", ha comentado.

La doctora asevera que el estudio riguroso de cada caso contribuye a "que el diagnóstico sea más completo, rápido y eficiente, posibilitando diferenciar los nódulos que precisan cirugía de aquellos que no la requieren".

"En los nódulos benignos es importante vigilar los posibles cambios en el tamaño o sus características, por lo que el seguimiento se realiza también mediante ecografía en las consultas de Endocrinología", ha destacado.

La prevalencia de esta patología en la población es elevada, estimándose en un 40-67 por ciento tras la realización de estudios necrópsicos y ecográficos, frente a solo un 3-7 por ciento de casos de nódulos tiroideos detectados por palpación.

"Es frecuente que sean identificados en el curso de otras exploraciones: en eco-Doppler de vasos cervicales (1-5%), TAC y RMN de cuello (3-16%) y tomografía por emisión de positrones (PET, 1-3%), pero la mayoría de estos nódulos llamados incidentalomas son benignos", ha explicado la endocrina.

En cuanto al perfil del paciente que sufre esta enfermedad, es más frecuente en mujeres, en las personas que residen en regiones con deficiencia de yodo y en pacientes con un historial de irradiación de cabeza o cuello y su incidencia aumenta con la edad (< 2% en niños y > 30% en adultos y hasta > 70% en mayores de 80 años).

Los nódulos en el tiroides normalmente no presentan ninguna sintomatología concreta, aunque la coordinadora del Área de Tiroides de la SEEN sostiene que "en los casos en los que el paciente lo nota, se aprecia un abultamiento en la cara anterior del cuello que no suele ocasionar molestias locales".

"Un reducido porcentaje tiene nódulos de gran tamaño que ocasionan síntomas locales (ronquera, dificultad para tragar, etc.) y, asimismo, un escaso número de nódulos afectan al funcionamiento del tiroides", precisa al respecto.

Un nódulo tiroideo es una lesión concreta palpable o visualizada a través de técnicas de imagen dentro de la glándula tiroidea. Esta lesión puede ser la única dentro de la glándula (nódulo solitario) o existir varias (multinodular).

La doctora Navarro mantiene que "su relevancia clínica está principalmente relacionada con la necesidad de excluir una neoplasia maligna". "Por ello, todas las técnicas diagnósticas van encaminadas fundamentalmente a descartar malignidad, siendo la ecografía tiroidea la principal prueba para la identificación y el seguimiento de la patología nodular del tiroides", ha apostillado.