Publicado 01/10/2020 16:40CET

Expertos resaltan que los científicos deberían ganar peso en el asesoramiento a políticos tras la pandemia

Encuentro virtual “Pandemia, Ciencia y Democracia" de Fundación Lilly
Encuentro virtual “Pandemia, Ciencia y Democracia" de Fundación Lilly - FUNDACIÓN LILLY

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los científicos deben aprovechar esta coyuntura y ganar más peso en la sociedad y en el asesoramiento a los políticos, según han asegurado los expertos participantes en el sexto y último encuentro virtual del ciclo Argumentos Cruzados, titulado 'Pandemia, Ciencia y Democracia', organizado por la Fundación Lilly.

Como ha detallado el director de la Fundación Lilly, José Antonio Sacristán, en este año en el que la ciencia está siendo la protagonista, abriendo a diario los informativos, "la sociedad se está dando cuenta de la importancia que tienen la ciencia y la investigación". "Pero hay muchos aspectos que todavía generan debate, como son la democracia y la relación entre la ciencia y la política", ha agregado.

Moderado por Elena Lázaro, coordinadora de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Córdoba y presidenta de la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC), en este encuentro se ha señalado que, con el fin de que la ciencia participe en el debate público para atajar otras cuestiones y retos como son el cambio climático, el futuro energético o el envejecimiento de la población, se debe lograr que esta tendencia al alza y puntual de la ciencia se convierta en una tendencia permanente.

"Del mismo modo que los economistas colonizaron los espacios de comunicación con la crisis económica y los politólogos con la crisis política, los científicos tenemos que arriesgarnos a colonizar los espacios y la esfera pública", comenta Lorenzo Melchor, especialista en asesoramiento científico y diplomacia científica europea en la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y participante en la iniciativa Ciencia en el Parlamento.

Sin embargo, debido a esta crisis, se están viendo las múltiples aristas que existen en la compleja relación entre ciencia y política. Por ejemplo, el hecho de que los ritmos de la ciencia (lentos) y los de la política y los medios de comunicación (urgentes) son diferentes. Como detalla Melchor, "la ciencia debe hacer el mayor esfuerzo para ajustarse, pero tiene que seguir sus ritmos lentos, claros y de método".

Debido a ese cambio de ritmo al que se ha visto sometida la ciencia durante los últimos meses, la actividad científica, entendida como la publicación de artículos, se ha visto incrementada exponencialmente, lo que puede suponer un riesgo.

Ambos expertos insisten en la necesaria relación entre ciencia y política y en que cuenten con mejores mecanismos y canales de comunicación. "Para incrementar nuestra influencia y capacidad de persuasión, los científicos no podemos acudir a una tecnocracia, en la que nosotros tomemos las decisiones, porque entonces se nos muere la democracia. La democracia se sustenta en el ejercicio de la política, no podemos hacer política estricta y únicamente basada en la evidencia científica, pero sí convenientemente informada en ella", ha argumentado Melchor.

Contador

Para leer más