Expertos piden reforzar la diálisis peritoneal antes de un trasplante renal al reducir la tasa de mortalidad

Actualizado 24/05/2011 19:43:14 CET

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Nefrólogos y residentes de la especialidad reunidos en la 'II Jornada de Formación en Diálisis Peritoneal de Andalucía', que se ha celebrado este martes en la localidad malagueña de Antequera, han apostado por reforzar la diálisis peritoneal como el tratamiento más idóneo antes del trasplante, ya que "reduce la mortalidad a la mitad en los primeros años de tratamiento, es más cómoda para el paciente y disminuye los costes sanitarios".

Según la directora de la Unidad de Nefrología del Hospital de Torrecárdenas de Almería, María Dolores Del Pino, una de las organizadoras de este evento, en la actualidad más de 9.000 andaluces padecen insuficiencia renal crónica, una enfermedad producida por el deterioro y la pérdida de las funciones del riñón que cursa de forma progresiva y lenta y cuyos síntomas se manifiestan cuando el 90 por ciento del riñón está dañado.

A pesar de que casi la mitad de los pacientes recibe un trasplante, hasta que éste llega se requiere la incorporación del paciente a programas de hemodiálisis o de diálisis peritoneal para mantener la función renal.

En este escenario, los expertos han puntualizado que las diferencias entre ambos métodos son grandes. "En la actualidad, hay prácticamente el mismo número de pacientes en hemodiálisis que trasplantados renales y, sin embargo, menos del 10 por ciento del total de enfermos que precisan tratamiento renal sustitutivo recibe diálisis peritoneal, por lo que es preciso modificar el actual desequilibrio entre ambas técnicas sustitutivas", ha recalcado la citada especialista.

De hecho, España se encuentra entre los países europeos con mayor incidencia de insuficiencia renal crónica con más de 45.000 pacientes renales que reciben tratamiento sustitutivo. Además, la magnitud del problema, estrechamente relacionada con el envejecimiento de la población y el aumento de casos de obesidad, diabetes e hipertensión arterial, podría incrementarse en los próximos años.

"La alta prevalencia de la enfermedad renal crónica se concentra en estos grupos de riesgo, pero no debemos olvidar que más de 20 por ciento de los pacientes que acuden a las consultas de Medicina de Familia por cualquier motivo presentan una enfermedad renal crónica", proseguido la especialista.

Los expertos participantes en la jornada formativa consideran necesario una planificación global del tratamiento renal sustitutivo por su elevado coste y su repercusión individual y social, a través de la potenciación de técnicas domiciliarias como la diálisis peritoneal.

DATOS EN ANDALUCÍA

En la actualidad, más de 24.000 pacientes están en diálisis en cualquiera de sus dos modalidades: diálisis peritoneal y hemodiálisis. En Andalucía, más de 4.000 enfermos reciben hemodiálisis y menos de 400 se encuentran adscritos a un programa de diálisis peritoneal.

Según datos del Registro Andaluz de Enfermos Renales de Andalucía, el 33 por ciento de las personas que reciben diálisis peritoneal está en lista de espera para trasplante de riñón, un porcentaje más elevado que el de los pacientes en hemodiálisis, "ya que los enfermos en diálisis peritoneal son más jóvenes y presentan menos patologías asociadas" ha aclarado Del Pino.

SEGURIDAD Y CALIDAD DE VIDA PARA EL PACIENTE

A pesar de su menor utilización frente a la hemodiálisis, los expertos sostienen que la diálisis peritoneal es un tratamiento que garantiza una mayor supervivencia que otras técnicas a los enfermos renales durante los primeros años en los que se hace necesario un tratamiento renal sustitutivo.

Así, consideran que el 80 por ciento de los pacientes diagnosticados de insuficiencia renal podrían elegir la diálisis peritoneal como tratamiento sustitutivo, "ya que permite mantener la función renal residual, produce menor mortalidad en los dos primeros años, un menor número de enfermedades asociadas, además de un menor coste para los servicios sanitarios", ha agregado Del Pino. De hecho, según estiman los especialistas, la diálisis peritoneal es hasta un 35% más barata que la hemodiálisis.

Esta técnica, que permite eliminar tanto las sustancias tóxicas del organismo como el excedente de agua y sal a través de una membrana natural situada a nivel abdominal llamada peritoneo y proporciona una mayor calidad de vida al paciente "porque le ofrece una mayor independencia al poder él mismo dializarse en su casa y evitar desplazamientos hasta el centro de hemodiálisis".

VENTAJAS DE LA DIÁLISIS PERITONEAL DOMICILIARIA

La diálisis peritoneal es una modalidad de tratamiento domiciliaria utilizada en pacientes con insuficiencia renal crónica. La eliminación de sustancias tóxicas se realiza a través de la membrana peritoneal, y se puede realizar de forma manual o automatizada, durante la noche, mientras se duerme.

El paciente solo acude al hospital para revisión cada uno o dos meses. Esto facilita al paciente continuar con su vida laboral y personal activa y le proporciona mayor libertad e intimidad en sus tratamientos. La diálisis peritoneal domiciliaria es así, según la opinión de la mayoría de los nefrólogos, la mejor modalidad de inicio de diálisis.