Publicado 27/11/2020 13:56CET

Expertos avisan de que la Covid-19 ha provocado un retraso en las estrategias de eliminación de la hepatitis C

Ciclo de vida del virus de la hepatitis C
Ciclo de vida del virus de la hepatitis C - ALIX POULOT - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La crisis sanitaria causada por la Covid-19 ha impactado de forma severa en las estrategias de eliminación de la hepatitis C en España, provocando un retraso que los expertos estiman en alrededor de un año, pero que podría recuperarse en pocos meses; según han expresado los ponentes de la jornada de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE), que añaden que la labor de los ayuntamientos de las ciudades españolas será "crucial" para conseguir dicha erradicación.

Con la Atención Primaria (AP) saturada, la petición de las pruebas diagnósticas de hepatitis C se ha reducido de forma ostensible, descendiendo prácticamente al mínimo en los meses de impacto más duro de la pandemia e impidiendo. Por tanto, avanzar en la estrategia de macroeliminación (en población general) al ritmo previsto. Del mismo modo, los esfuerzos en microeliminación (en grupos vulnerables) también se han visto afectados, provocando una menor capacidad de diagnosticar casos nuevos y garantizar la continuidad del tratamiento hasta la curación.

Sin embargo, pese a esta situación provocada por la pandemia, los expertos coinciden en encontrar oportunidades y creen en un rápido avance en los próximos meses. Para ello, consideran, será "crucial" el ambiente social que se ha generado, mucho más favorable a todos los programas e inversiones en salud pública; así como la implicación de las ciudades, esto es, los ayuntamientos, que no tienen competencias sanitarias, pero sí manejan las políticas sociales que pueden ser clave. Son importantes, sobre todo, en la estrategia de microeliminación, colaborando con ONGs para acercar los recursos sanitarios a colectivos vulnerables como personas sin techo o consumidores de drogas, normalmente alejadas de la AP.

En este sentido, estiman que la experiencia y los avances en pruebas diagnósticas propiciados por la pandemia pueden ser de utilidad y aplicables a las estrategias de microeliminación. Precisamente, a este respecto, la directora del Plan Nacional de VIH y hepatitis C, Julia del Amo, ha señalado que "la pandemia ha demostrado que es posible descentralizar la atención y las pruebas médicas y que ha habido una revolución en puntos de atención sanitaria y test rápidos, algo que puede ser aplicable a todas las enfermedades y especialmente a las infecciosas".

Por su parte, la doctora María Buti, del Hospital Universitario Vall d'Hebron, ha incidido en que la mayoría de pacientes con riesgo para la transmisión del virus no pasan por los circuitos sanitarios convencionales, por lo que "hay que buscarlos en las calles". Asimismo, ha subrayado la importancia de mejorar la notificación de nuevos casos, "pues hay ocasiones en que hacemos hasta 5 y 6 veces el test de anticuerpos al mismo paciente", algo en lo que ha estado de acuerdo Julia del Amo, que ha indicado que "tener un registro en España sigue siendo uno de nuestros grandes retos".

PROPONEN APROVECHAR LAS PRUEBAS SEROLÓGICAS PREVIAS A LA VACUNACIÓN

Del mismo modo, los expertos han propuesto convertir el impacto negativo de la pandemia en una oportunidad positiva para la estrategia de macroeliminación, aprovechando para el diagnóstico del VIH y las hepatitis B y C las pruebas serológicas previas que serán necesarias en la vacunación frente a la Covid-19. Esto reforzaría el liderazgo de España en la carrera de las grandes naciones comprometidas con el objetivo de la eliminación de la hepatitis C.

Por esa actuación "audaz pero posible" han apostado el coordinador de la AEHVE y jefe de Hepatología del H.U La Paz, doctor Javier García-Samaniego, y los doctores Javier Crespo, del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla; Manuel Romero, del Hospital Universitario Virgen del Rocío, y Federico García, del Hospital Clínico Universitario.

Todos ellos han señalado la necesidad de compatibilizar estas dos estrategias y han insistido en la capacidad de las ciudades para actuar en espacios como albergues, comedores sociales o casas de socorro, donde se concentra la población vulnerable que hay que "atacar" en la estrategia de microeliminación.

En esta misma dirección, la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, ha animado a las ciudades españoles a una competencia positiva por liderar esta carrera, y ha invitado a los alcaldes a ejercer y creerse su papel de "ministros de Salud", felicitando a los cuatro ayuntamientos (Sevilla, Santander, Valencia y Gijón), que ya se han sumado al movimiento #Hepcityfree y que estuvieron representados en la jornada por sus respectivos alcaldes o delegados de Salud.

Para leer más