Expertos apuntan que un "inicio rápido" del tratamiento resulta "clave" en el manejo del paciente con VIH

Publicado 10/05/2019 17:10:50CET
GILEAD

Destacan que la evolución de los tratamientos ha conseguido que ésta haya pasado de ser "una enfermedad mortal y crónica"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Expertos apuntan que un "inicio rápido, sin necesidad de que las personas con VIH modifiquen su estilo de vida", resulta "clave" en el manejo del paciente y contribuye a alcanzar "antes una carga viral indetectable, mejora el control de la infección" y estudios recientes han demostrado que puede reducir la mortalidad.

En este sentido, consideran "importante destacar que la indetectabilidad de los pacientes minimiza el riesgo de transmisión y contribuye a un mejor control de la infección y una reducción de nuevos casos".

Ésta es una de las principales conclusiones de la jornada 'Conectamos con la innovación en el VIH', organizada por Gilead Sciences que se ha celebrado este viernes en Santiago.

Los tratamientos antirretrovirales han evolucionado de forma "muy satisfactoria" en los últimos años "hacia regímenes más sencillos y mejor tolerados", han indicado. En este sentido, destacan "la importancia de la triple terapia", que ha permitido "transformar la vida de los pacientes y convertir una enfermedad mortal en crónica".

Los expertos han destacado que "hoy en día y con acceso a un tratamiento apropiado, los pacientes con VIH pueden vivir casi tanto tiempo como la población en general". No obstante, las investigaciones revelan que "tienen un riesgo más elevado de sufrir comorbilidades relacionadas con la propia patología, el tratamiento y la edad".

"NUEVOS RETOS"

Por ello, han señalado que la evolución de los tratamientos antirretrovirales "ha permitido una transformación de la infección y ha introducido nuevos retos en el manejo de los pacientes con el objetivo de seguir mejorando su calidad de vida y reducir los efectos adversos derivados del tratamiento".

Por ello, tanto el tratamiento como el cuidado de los pacientes con VIH, debe ir más allá del control de la carga viral y prestar atención a aspectos como la durabilidad, la alta barrera genética, la reducción de toxicidades e interacciones, la simplicidad y la posibilidad de un inicio rápido del tratamiento.