Expertos abogan por la flexibilidad e individualización en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

Dolor de espalda en personas con enfermedad inflamatoria intestinal
FLICKR - Archivo
Publicado 04/10/2018 14:03:02CET

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La flexibilidad e individualización en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, que afectan a aproximadamente 130.000 personas en España, debe ser una prioridad, según han señalado expertos reunidos en el marco de la reunión anual del Grupo Español de Trabajo con Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU).

Según el doctor Antonio López San Román, jefe de sección de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, "cada vez que el médico decide acerca de un tratamiento nuevo, debe emprender junto con el paciente un camino en el que buscar la eficacia y evitar los efectos adversos. Esto solamente es posible mediante la monitorización continua. Cada paciente y cada situación exigen una vigilancia diferente".

En este sentido, recuerda que "es importante que se huya de las afirmaciones globales y se comprenda que individualizar el tratamiento es también individualizar los objetivos".

Los avances y retos actuales y futuros en el manejo de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), serán los temas de discusión del simposio 'Juntos transformando el presente y futuro de la EII', organizado por la biofarmacéutica AbbVie en el marco de la XXIX Reunión Nacional de GETECCU (Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa), que se celebra los próximos 5 y 6 de octubre.

FÁRMACOS BIOLÓGICOS Y LOS ANTI-TNF

Por su parte, la doctora Elena Ricart, médico adjunto del Servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic de Barcelona destaca que los fármacos biológicos y los anti-TNF, en particular, han supuesto "una revolución" en el manejo de la EII, permitiendo un cambio de paradigma en los objetivos terapéuticos.

"No sólo buscamos la desaparición de los síntomas si no un control profundo del proceso inflamatorio para evitar el daño intestinal progresivo e irreversible que deriva, en último término, en la mejora de la calidad de vida de los pacientes", señala.

En este sentido, añade la doctora Ricart, "'Humira' es un fármaco eficaz, rápido y con un buen perfil de seguridad. Su administración subcutánea aporta autonomía al paciente y esto tiene una especial relevancia si tenemos en cuenta que una gran proporción de pacientes son jóvenes, disminuyendo el impacto personal, familiar y laboral de la enfermedad en sus vidas".

Según el doctor Ignacio Marín-Jiménez, médico adjunto de la Sección de Gastroenterología del Hospital Gregorio Marañón, "el uso combinado de fármacos inmunosupresores y biológicos, asocia potencial beneficio en ciertos pacientes, pero también un mayor riesgo de toxicidad (infecciones y neoplasias), además de los efectos secundarios propios del tratamiento inmunosupresor".

En este sentido, recuerda que "la flexibilidad es clave a la hora de elegir un tratamiento. Los pacientes deben tener un margen de elección que les permita seleccionar la alternativa para su tipo de vida o deseos personales".

Contador