Experto ve "inaceptable" que transcurran hasta 10 años entre síntomas y diagnóstico de espondiloartritis axial

Publicado 24/05/2019 13:23:52CET
NOVARTIS

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Alexandre Sepriano, reumatólogo del Departamento de Reumatología del Centro Médico de la Universidad de Leiden en Países Bajos, ha señalado que es "inaceptable" que la media de tiempo entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico sea de 5 a 10 años en espondiloartritis axial (EspAax).

Así lo ha señalado en el marco del XLV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER), donde se ha celebrado, con la colaboración de Novartis, la mesa compartida 'El espectro de la espondiloartritis axial, ¿una sola enfermedad?'. Su objetivo ha sido reforzar el conocimiento de los reumatólogos sobre la EspAax y concienciarles sobre la importancia de la detección temprana como aspecto clave para reducir el tiempo del diagnóstico de los pacientes.

En este sentido, ha señalado que un diagnóstico tardío de la EspAax "condiciona" el agravamiento de la enfermedad, el aumento del daño estructural y la perdida de movilidad. Esta realidad hace "prioritaria" la detección temprana de la enfermedad. Por ello, la concienciación en las formas más tempranas de la enfermedad y contar con estrategias eficaces para derivar a los pacientes a la especialidad de reumatología son "esfuerzos fundamentales para reducir esa brecha temporal", ha apuntado.

Sepriano ha explicado que la EspAax es "una enfermedad compleja con múltiples manifestaciones, no solo reumáticas", motivo por el que ha recalcado la necesidad de "un enfoque multidisciplinar para conseguir la mejor atención a los pacientes". Para ello, "los médicos de cabecera juegan un papel fundamental ya que, a menudo, son ellos el primer contacto del paciente con el sistema sanitario", ha defendido.

"Es muy importante mantenerse activo para mejorar la función física y la movilidad. Muchos pacientes con enfermedades reumáticas y musculosqueléticas se encuentran en sus años activos de trabajo. Sin embargo, padecen una enfermedad 'invisible', a pesar de que sufren sus consecuencias intensamente. Por ello, la discapacidad laboral se presenta como un problema acuciante para los pacientes, por lo que debería ser considerada tanto por los médicos como por los empleadores", ha afirmado.