Publicado 11/06/2021 10:45CET

Experto destaca las ventajas de la microcirugía para devolver la sonrisa a los pacientes con parálisis facial

Archivo - Cirujanos
Archivo - Cirujanos - IMO - Archivo

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vocal de Relaciones con la Universidad e Investigación de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) y especialista de la Clínica Universidad de Navarra, Bernardo Hontanilla, ha destacado las ventajas de la microcirugía para devolver la sonrisa a los pacientes con parálisis facial.

Se trata de una afectación nerviosa que consiste en la pérdida total o parcial del movimiento muscular voluntario en un lado de la cara. Se presenta en pacientes que han sufrido una lesión del nervio facial en su origen o a lo largo de su trayecto.

Las lesiones pueden ser congénitas o adquiridas por enfermedades como los tumores de ángulo pontocerebeloso, tumores en el oído, tumores en la parótida y también algunas infecciones virales. El momento en el que se precisa la intervención del cirujano plástico depende del tipo de lesión y de la evolución.

Así, en algunos casos se trata de parálisis temporales, que pueden resolverse sin cirugía, pero cuando son persistentes, es posible tratarlas con distintas técnicas quirúrgicas tanto las parálisis faciales completas como incompletas.

Determinar cuál se emplea depende en gran medida del tiempo de evolución. "Para las parálisis faciales de menos de dos años de evolución en varones y de tres años en mujeres están indicadas las transferencias nerviosas. Cuando se trata de parálisis faciales de más de dos años de evolución en varones y tres en mujeres, están indicados los trasplantes musculares", ha explicado Hontanilla.

En este campo, como en otras áreas de la Cirugía Plástica Reparadora, se han producido importantes avances en los últimos años. Así, el doctor ha destacado la microcirugía nerviosa y la combinación de transferencias nerviosas para la neurotización muscular. Esta técnica consigue "provocar una sonrisa espontánea además de voluntaria".

UN PROCEDIMIENTO NO ESTANDARIZADO

Al contrario de lo que ocurre con otros tipos de cirugía plástica reconstructiva que se practican después de una cirugía oncológica, como los implantes de mama, que se llevan a cabo en la mayoría de los hospitales de forma regular, las intervenciones para corregir la parálisis facial no se realizan de forma generalizada.

Por este motivo, además, es difícil cuantificar el número de operaciones que se practica en España. "Los trasplantes musculares y nerviosos y las técnicas microquirúrgicas en este trastorno no están disponibles en todos los hospitales, y pocos centros realizan estos procedimientos de forma estandarizada", ha comentado Hontanilla.

Uno de los motivos es la alta complejidad y la necesidad de un equipo multidisciplinar muy especializado. "Se llevan a cabo en unidades donde se coordinan un cirujano plástico, un otorrinolaringólogo y un neurocirujano, junto con un rehabilitador. Este trastorno necesita de un equipo experimentado para conseguir los resultados más simétricos desde el punto de vista estético y funcional", ha zanjado.