Publicado 16/03/2021 17:34CET

Experto destaca el uso de la mucosectomía para el tratamiento del cáncer colorrectal

E Dr. Sarbelio Rodríguez, Jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.
E Dr. Sarbelio Rodríguez, Jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo. - COMPLEJO HOSPITALARIO RUBER JUAN BRAVO

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El doctor Sarbelio Rodríguez, jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo destaca la importancia que tienen las técnicas de la mucosectomía o REM (Resección Endoscópica Mucosa) y la DSE (disección submucosa endoscópica) para el tratamiento del cáncer colorrectal.

En torno al 6 por ciento de los pacientes tienen grandes lesiones de difícil resección o que incluso contienen tipos histológicos avanzados (displasia de alto grado) o carcinoma precoz ("in situ"). Con estos pacientes debe hacerse un esfuerzo especial para evitar cirugías, "y las complicaciones derivadas de ellas", así como la resección de grandes porciones del colon.

Este tipo de lesiones pueden aparecer en cualquier parte del colon, pero en la actualidad están apareciendo cada vez con más frecuencia en el colon derecho, coincidiendo con el aumento del cáncer en esta región del colon. Esta es la zona donde es mas difícil detectarlas y extirparlas.

Con las técnicas REM y DSE se consigue extirpar por completo estas lesiones de gran tamaño. Por medio de la mucosectomía tipo REM las lesiones se extraen en grandes fragmentos de una forma segura y relativamente rápida. Estos pacientes no necesitan habitualmente ingreso ni un periodo largo de observación en el centro y el número de complicaciones inmediatas y tardías es muy pequeño.

Sin embargo, en algunos casos las lesiones son más complejas y requieren su extirpación "en bloque". Para estos pacientes se emplea la DSE, una técnica más compleja y lenta, que habitualmente precisa de 24-48 horas de ingreso, porque las posibilidades de complicación son mayores y los cuidados que estos pacientes necesitan son por tanto superiores.

Como advierte Rodríguez, "en ocasiones las cosas no son lo que parecen y lo que comienza como una REM adquiere progresivamente una dificultad que hace necesario dominar las técnicas más complejas y viceversa, pasando de una técnica a la otra. Es lo que se denomina "técnica híbrida", con la que se busca aumentar la eficacia y la seguridad de la resección en los pacientes".

Estos pacientes con grandes lesiones y todos aquellos con pólipos avanzados necesitan un seguimiento más estrecho que el resto, pues a pesar de que la primera lesión ya ha sido eliminada, sus posibilidades de padecer un nuevo pólipo o un cáncer son altas si no se revisan periódicamente en busca de nuevas lesiones.

Para leer más