Publicado 25/11/2021 17:43CET

Experto destaca que el futuro de la donación y trasplante de órganos y tejidos pasa por la fabricación de órganos

Archivo - Cuerpo humano ordenador.
Archivo - Cuerpo humano ordenador. - PUBLICDOMAINPICTURES/ PIXABAY - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS -

El jefe del Servicio de Nefrología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha destacado que "en el futuro seremos capaces de individualizar y personalizar mucho mejor los tratamientos, y finalmente llegaremos también a fabricar órganos de manera que ya no tengamos límite en ese elemento clave".

El docto Pascual es, junto a la doctora Marina Berenguer, hepatóloga en el Hospital Universitario La Fe de Valencia, miembro del comité científico de Transplant Care 2021, una cita científica organizada por Chiesi España que ha reunido en Madrid a especialistas interesados en incrementar su formación en aquellas innovaciones, tecnologías y propuestas disruptivas que están irrumpiendo en el ámbito del trasplante de órgano sólido. A ella han asistido especialistas en trasplante renal, hepático, cardiaco y pulmonar.

"En estos momentos, estamos asistiendo a una revolución tecnológica que también está teniendo su impacto en el campo del trasplante de órganos. En concreto, existen avances en cirugía robótica, que permiten una recuperación más rápida, o en las máquinas de perfusión, que ya permiten reducir al máximo la isquemia del órgano trasplantado y que, en un futuro no muy lejano, permitirán incluso recuperar órganos subóptimos actualmente no trasplantables", ha señalado la doctora Marina Berenguer.

Por otra parte, existen innovaciones basadas en avances científicos, tales como el estudio del ADN libre circulante en sangre "Este avance ya está siendo utilizado en el campo de la oncología y que, en el mundo del trasplante, es muy posible que también mejore la selección de candidatos y el seguimiento de receptores. Además, sigue investigándose su papel a la hora de diagnosticar con mayor rapidez y fiabilidad el rechazo del injerto", continúa la doctora.

La disrupción tecnológica también afecta a la mejora de técnicas o estrategias ya establecidas. "La inteligencia artificial, la incorporación de modelos de cinética poblacional para ajustar la dosis de los inmunosupresores, los nuevos protocolos de altas precoces o la telemedicina son solo algunos de los ejemplos que necesitan optimizarse de forma continua para aplicar una medicina del trasplante más costo-efectiva y segura para los pacientes", apunta la doctora Berenguer.

PRESENTE EN EL ÁMBITO DEL TRASPLANTE DE ÓRGANO SÓLIDO

La cirugía robótica es una realidad en diversos programas de trasplante y la transferencia de tecnología en este campo ya es una herramienta para los cirujanos. "Estamos en fases avanzadas, de diseminación de las indicaciones, perfeccionamiento de las técnicas, etc., pero se puede decir que constituye una realidad asistencial con amplio margen de mejora y crecimiento", explica Pascual.

La bioingeniería de órganos también ha escalado logros esenciales, pero se está todavía lejos de conseguir desarrollar órganos completos esenciales como riñones, hígados, pulmones o corazones. "Se han dado pasos decisivos que, técnicamente, nos acercan a los objetivos. Pero es necesaria mucha más inversión y mucho más esfuerzo para llegar a prototipos utilizables en el ser humano", indica el jefe del Servicio de Nefrología del Hospital 12 de Octubre.

Por otro lado, señala que las aplicaciones de la inteligencia artificial en la donación y trasplante de órganos y tejidos son muy numerosas. "Es un área de innovación y desarrollo extraordinaria. La enorme cantidad de actos clínicos de donación, extracción de órganos, implante, mantenimiento, etc., generan una inmensa nube de datos cuyo manejo y análisis en bases de datos tradicionales limitan mucho su utilidad y aplicabilidad. La generación de paquetes de big data y de algoritmos de personalización de los tratamientos adaptados a cada caso, emparejamientos donante-receptor, predicción de funcionamiento de cada órgano a corto y largo plazo, etc., son áreas de cuyo desarrollo aún solo vemos una mínima parte de su potencialidad", asegura el doctor.

Contador