Experto asegura que en 2015 se recuperará la senda del crecimiento saludable

Actualizado 07/04/2011 20:17:40 CET
Jornadas IE Business School
IE BUSINESS SCHOOL

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director general de IMS Health, Gabriel Morelli, asegura que a partir de 2015 se experimentará "una vuelta a la senda del crecimiento saludable", gracias a un nuevo 'pipeline' "rejuvenecido" en algunas áreas como cardiovascular, diabetes, asma y dolor, según ha destacado durante las jornadas 'Tendencias en el sector de la salud: 2011-2020', organizadas por el IE Business School.

A su juicio, el modelo tradicional de I+D en el sector farmacéutico "no está necesariamente roto", sino que ha cambiado su enfoque. "Los productos a lanzar son más segmentados, pero de mayor valor", añade Morelli.

Además, reconoce que aún hay muchas oportunidades ajustando el modelo actual, mientras que otras terapias emergentes como la investigación con células madre y las intervenciones de pacientes "contribuirán a generar un mayor valor del mercado farmacéutico en la segunda mitad de la década".

Por su parte, Paulo Gonçalves, del Boston Consulting Group, destacó la necesidad de que haya mayor colaboración entre todos los agentes del sector en un momento de "creciente competencia".

Según asegura, España "ya no es el país que ofrece la mejor Sanidad en Europa" y varios países nos mejoran tanto en resultados como en costes, dado que "sólo" se miden costes con la salud y no resultados de salud.

"Por ejemplo, no sabemos si la mortalidad por infarto es mayor en una comunidad o en otra", explica Gonçalves, que propone un enfoque "en valor", definido como los resultados en salud divididos por los costes. En este sentido, según reconoce, "los proveedores pueden jugar un rol en ayudar a las comunidades a desarrollar este enfoque".

Por su parte, el director de la práctica de salud de PwC, Ignacio Riesgo, presentó los resultados de un reciente estudio realizado sobre los temas "candentes" de la sanidad española.

Gracias a éste, han observado como la productividad en las comunidades está decreciendo al tiempo que aumentan las desigualdades. En su opinión, "la deuda sanitaria es posiblemente el problema no más grave pero sí más agudo del sistema, que pone en cuestión a una parte tan fundamental del sistema sanitario como son los proveedores, particularmente las empresas farmacéuticas y de tecnología médica, aparte de representar una pérdida de credibilidad del sistema sanitario ante las autoridades económicas".