Publicado 01/12/2020 13:23CET

Experto afirma que "el número de pacientes está siendo similar a la primera ola, pero la situación es diferente"

Paciente en la UCI.
Paciente en la UCI. - PATRIKSLEZAK - Archivo

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESSS) -

El jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Clínico San Carlos, Miguel Sánchez García, ha afirmado que, en la actualidad, la segunda ola de infecciones de Covid-19 está siendo diferente a la inicial, "el número de pacientes está siendo similar a la primera ola, pero la situación es diferente, ya que en la actualidad el crecimiento de casos no es exponencial y nos permite adaptarnos mejor".

"En la primera ola, nos enfrentamos a una demanda nunca conocida, que puso a prueba la capacidad de adaptarnos, Con la colaboración de: mientras que en la actualidad muchos menos pacientes están ingresando y contamos con más disponibilidad de camas", ha señalado durante el Encuentro Digital PROFESIONALES ¿Cómo mejorar la asistencia sanitaria en la pandemia?, organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), con la colaboración de Janssen.

En este encuentro, "se ha analizado el trabajo realizado, los éxitos y las áreas de mejora por parte de los Servicios de Urgencia, las Unidades de Cuidados Intensivos y los servicios médicos, así como la gran labor realizada por parte de las sociedades científicas en términos de formación, publicación de recomendaciones, etcétera", explica Manuel Martínez-Sellés, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid y moderador del Encuentro.

Respecto a la adaptación de los servicios de Medicina Intensiva, Sánchez García explica que "si bien las dimensiones de la pandemia superan la capacidad de respuesta de cualquier sistema sanitario, la adaptación realizada ha tenido un componente demasiado grande de improvisación, destacando como tareas pendientes la predicción y preparación para el siguiente brote o pandemia, así como la investigación en fisiopatología y manejo de la infección".

Por parte de los servicios de Urgencias, Luis Díaz Izquierdo, del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Severo Ochoa, afirma que "en la primera ola, sufrimos momentos muy duros porque teníamos capacidad para atender a todos los pacientes, las medidas de protección con las que contábamos eran insuficientes, los protocolos estaban alejados de la realidad y teníamos sobre presiones en relación a los criterios que utilizaban para hospitalización y traslado a cama UCI".

Tal fue la situación, que este experto explica que, en su Hospital, "el 26 de marzo tuvimos 326 pacientes en Urgencias, cifra que triplicaba la capacidad de Urgencias del centro". En la actualidad, Díaz Izquierdo hace hincapié en que "nos hemos ido adaptando con flexibilidad" y destaca como importante "la división de la Urgencia en dos circuitos aislados, uno para Covid-19 y el otro para pacientes no Covid-19 para una mejor atención y organización y garantizar la seguridad de los pacientes frente a la infección".

Para Pedro Jaén, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), "la pandemia ha supuesto demora en la asistencia a los pacientes no Covid-19, dudas en la gestión adecuada de recursos, necesidad de mejora en la eficiencia del sistema, reticencias para acudir a los centros por temor a la infección, diagnósticos tardíos y aumento de pacientes con mal pronóstico".