Publicado 23/07/2020 12:49:24 +02:00CET

Experta destaca la importancia de desarrollar herramientas para valorar los riesgos derivados de la práctica enfermera

Estefanía (de frente), técnico sociosanitario, y Virtu (de espaldas), enfermera, ambas trabajadoras del Centro de Mayores Casablanca Villaverde (Av. de Rafaela Ybarra, 135), asisten a un residente en su cuarto cuatro días después de que se decretase el fi
Estefanía (de frente), técnico sociosanitario, y Virtu (de espaldas), enfermera, ambas trabajadoras del Centro de Mayores Casablanca Villaverde (Av. de Rafaela Ybarra, 135), asisten a un residente en su cuarto cuatro días después de que se decretase el fi - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Desarrollar herramientas como indicadores de calidad para la identificación, valoración y evaluación de los riesgos derivados de la práctica enfermera mejorará la seguridad del paciente, según ha asegurado la supervisora del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, María Jesús Alonso.

"La seguridad del paciente es una prioridad para las organizaciones sanitarias. Todos los sanitarios buscamos proporcionar una atención de calidad para disminuir y evitar eventos adversos", ha dicho durante su intervención en la mesa sobre Seguridad del Paciente celebrada en el marco del Congreso Nacional que la SEMPSPH celebra hasta mañana en Ávila.

Asimismo, Alonso ha insistido en la importancia de la normalización de los cuidados enfermeros, mediante la elaboración de protocolos y procedimientos es un soporte indispensable para una práctica clínica segura. En este sentido, ha comentado que la práctica clínica basada en la evidencia, y por tanto la Enfermería Basada en la Evidencia, debe originar que las decisiones se basen en la utilización crítica y consciente de los resultados de investigación más reciente para prestar los cuidados que demandan el paciente, la familia y la comunidad de una forma estructurada, homogénea, lógica y sistemática.

"Por ello, es importante desarrollar herramientas, como los indicadores de calidad, para la identificación, valoración y evaluación de los riesgos derivados de la práctica enfermera; datos válidos, fiables y objetivos que muestran resultados cuantitativos y nos dan la posibilidad de comparación al disponer de estándares de cumplimiento que nos determinan si los resultados obtenidos en nuestro servicio son correctos o no, y nos permiten realizar acciones de mejora", ha apostillado.

Alonso ha finalizado su intervención exponiendo los indicadores mínimos que se deben asociar a los procedimientos enfermeros: porcentaje de pacientes correctamente identificados al ingreso; pacientes con informe de valoración al ingreso; porcentaje de pacientes con riesgo de caídas identificados al ingreso y notificación de caídas; porcentaje de pacientes de riesgo de úlceras por presión que desarrollan upp; y tasa de flebitis en pacientes ingresados.

También ha destacado el porcentaje de pacientes con infección por sondaje vesical; la auditoría de carro de paradas; el porcentaje de cumplimentación de la lista de verificación quirúrgica; la implantación del protocolo de higiene de manos; el porcentaje de pacientes con planes de cuidados; el porcentaje de pacientes con informe de alta de enfermería; la 'Bacteriemia Zero' en vías centrales; y la neumonía asociada a ventilación mecánica.

Contador

Para leer más