Una experta advierte de que las "dietas mágicas no existen" y que quien las sigue "no evita el efecto 'yo-yo'"

Actualizado 10/07/2008 14:33:16 CET

VALENCIA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La profesora de la Universidad Complutense de Madrid Carmen Cuadrado ha advertido, durante una intervención en el curso de verano 'Obesidad en el siglo XXI: ¿Qué se puede y se debe hacer?' organizado por la Universidad CEU Cardenal Herrera, que las "dietas mágicas no existen" y aseguró que quien las sigue "no evita el 'efecto yo-yo'", que hace que se recuperen los kilos perdidos.

Según informó la institución académica en un comunicado, la experta habló sobre las 'Dietas mágicas y los productos milagro para adelgazar' y negó que existan mientras que precisó que el denominado 'efecto yo-yo', "hace que cuando se dejan, se recupere más peso del que se había perdido y con mucha más facilidad, entre otras razones porque el organismo reacciona contra las dietas milagro disminuyendo el metabolismo para intentar gastar menos y contrarrestar la deficiencia de energía".

"Pero cuando se vuelve a la dieta habitual el metabolismo ha disminuido, se come más y se recupera más peso del que se ha perdido y con mucha más facilidad", señaló. Según datos de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), "uno de cada cuatro españoles quiere perder peso", una preocupación que la experta indicó que "ya no es sólo de los obesos porque los delgados también buscan en cuerpo perfecto".

El Curso de Verano aborda la obesidad desde sus diferentes aspectos médico, fisiológico, genético, sociológico y de los medios de comunicación. Cuadrado subrayó que "lo primero que la población debe tener en cuenta es que la obesidad es un trastorno clínico y debe ser el especialista quien programe una dieta ajustada a las características del paciente".

Sin embargo, señaló que son "personas ajenas al campo de la nutrición como famosos, cantantes, deportistas, hombres de negocio, la TV, las revistas o la prensa gratuita, las principales fuentes de información sobre las llamadas dietas mágicas".

La experta manifestó que la "obsesión" por perder kilos "tiene dos momentos en que los regimenes milagro encuentran a sus víctimas, en enero, tras el atracón navideño, y en marzo, con la llamada operación bikini". En su análisis de los regimenes más comunes para bajar de peso con rapidez, Carmen Cuadrado se basó en 'Dietas Mágicas', un documento técnico de salud pública de los investigadores Gregorio Varela, Carmen Nuñez, Olga Moreiras y Francisco Grande Covián, de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD).

Estas dietas pueden clasificarse dividirse en hipocalóricas desequilibradas; Disociativas; Excluyentes; Psicológicas y Otras --monodietas como las 'de frutas', 'del pomelo', 'de la alcachofa' y las dietas líquidas como la 'de la cerveza', 'de la leche', 'de los zumos', 'de infusiones'--, en las que "cada una aplica combinaciones o limitaciones alimenticias pero todas presentan una serie de carencias comunes como son aporte energético bajo, ingesta deficiente de calorías, se olvidan del aporte de nutrientes y de las consecuencias negativas que acarrea y no logran corregir unos hábitos alimentarios incorrectos".

La profesora Cuadrado aportó datos de los expertos en nutricición de la British Dietetic Association quienes recomiendan "huir de las dietas que prometan un resultado rápido y sugieran la pérdida de peso fácil y rápida de más de un kilo por semana, recomienden alimentos con efectos 'quema grasa' como el pomelo, que promuevan la anulación o la limitación severa de un grupo entero de alimentos como los ricos en hidratos de carbono o lácteos, promuevan comer principalmente un tipo de alimento como ejemplo la sopa de col o de huevos, y se enfoquen solamente en la apariencia más que en los beneficios sobre la salud".