Publicado 22/06/2020 13:57CET

Experta advierte de las "alarmantes cifras" del hígado graso no alcohólico

Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico. - DR. DAVID KLEINER, NCI - Archivo

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Ángela Mª Martínez Valverde, del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, ha advertido "las alarmantes cifras que está alcanzado" el hígado graso no alcohólico que, en sus estadios más avanzados, produce fibrosis, cirrosis y, en algunos casos, carcinoma hepatocelular". Además, la investigadora del CIBERDEM advierte sobre su "previsible impacto creciente en población cada vez más joven".

La enfermedad del hígado graso no alcohólico, caracterizada por la acumulación de grasa en el hígado no asociada directamente con un consumo exagerado de alcohol, está incrementando notablemente su prevalencia en el mundo occidental y, de hecho, actualmente pasa por ser la causa más común de enfermedad crónica del hígado, estando íntimamente relacionada con las epidemias de obesidad y diabetes tipo 2.

Sobre estos aspectos gira una de las conferencias que se imparten hoy en el marco del congreso virtual de la Sociedad Española de Diabetes (SED), en una mesa conjunta con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM). En esta sesión, la experta dará a conocer nuevas aproximaciones experimentales sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, en sus siglas en inglés).

Estudios recientes en modelos murinos y cohortes de pacientes con NAFLD han evidenciado que el acumulo de células "asesinas" (natural killer) citotóxicas de origen linfocitario es una "firma inmunológica" específica del avance de la enfermedad. Los estudios que presenta en este Congreso la doctora Martínez Valverde demuestran que en intervenciones capaces de revertir la esteatohepatitis se produce una disminución de estas células asesinas en favor de un aumento de la población linfocitaria resolutiva ("helper").

"Esto es especialmente relevante tras el tratamiento de ratones obesos, resistentes a la insulina y con enfermedad del hígado graso no alcohólico, con un fármaco agonista dual de los receptores de GLP-1 y glucagón", destaca la experta del CIBERDEM; además, "de forma paralela, este fármaco revierte el estado de obesidad y resistencia a la insulina, lo que abre buenas perspectivas en el tratamiento de esta patología", subraya.

Para leer más